jueves, 25 de octubre de 2007

A-GOTAS DE CALOR


Tendré el termostato biológico trastornado, seré de hielo o me estaré “aburguesando” como dice uno de mis panas fotógrafo, pero de que hay calor, hay CALOOOOOOOOORRRRRRRRR!
Desde finales del pasado mes de septiembre se ha vuelto insoportable la calefacción natural aquí en Oriente, se nota no sólo en la ropa pegada a las gentes y el achicado vestuario, o en las caras enrojecidas y colmada de gotas de sudor, tampoco en la facturación ascendida por el consumo excesivo de aires acondicionados y ventiladores. El cálido trópico se refleja en los gestos o expresión de la gente, en la manera desafiante, altanera de preguntar y de responder, e incluso en la forma de mirar a las personas que se acercan a nuestro entorno, todo alrededor nos parece pegajoso y pestífero.
He comprobado que a excepción de que te encuentres echado en la arena con dos litros de bronceador untado en tu espalda y una bebida bien fría a tu disposición, el calor, CALOOOOOOOOOOOOR, irrita el ánimo y achica las neuronas, talvez las deshidrata y por eso la gente no piensa o lo hace con limitación.
En lo particular el calor me pone intolerante, irascible, BRUTA!
Los poetas y literatos le escriben a la lluvia, yo le escribo a este “piazo e calorón” que me está matando!


1 comentario:

NeoGabox dijo...

Dimelo a mi que con solo caminar dos pasos me derrito aquí en Ciudad Bolívar la cuna del calor oriental, espero que estes super bien y te dejo muchos besos y abrazos a color...

Gabo