martes, 5 de agosto de 2008

El Messengel de tu Piel


Llegaron las vacaciones y con ellas, mis sobrinas de visita equipadas de alegría, energía, pero también, de reggaetón. Como era de esperarse no puedo escapar de recibir una dosis diaria del “sandunguero” son, llegando -por inercia- al punto de tararear algunas canciones, cosa que me ruboriza hasta que recuerdo que Franco de Vita, Gilberto Santarosas, David Bisbal, Olga Tañón, Fergie, Luis Fonsis, Belinda, Sin Banderas, los RBD, Camila y hasta el propio José Feliciano se han atrevido a interpretar sus versiones a todo gañote, sobre un escenario y delante de miles de personas. En mi casita escondida, nadie se entera.
En fin, el asunto es que este peculiar ritmo me deja por segundo año consecutivo algo que aprender, esta vez que Messengel rima con las palabras mujel y con piel. Sí, así lo escuché. En serio.
Pues resulta que para los creadores de estas piezas musicales, todo es válido, posible, siempre y cuando incite a mover el cuerpo. Los versos llevan una sonoridad independiente, no importa si dejan a un lado años ganados de lengua hispana (total como dice Calle 13, la Real Academia se la dejo a España), o si prescinden de sintaxis y ortografía, la gramática no es problema siempre y cuando la letra de la canción no desentone, literalmente, con la melodía. Lo más enorme del caso es que estas llamémoslas “intervenciones gramaticales” en sacrificio a la armonía sonora, se multiplican como plagas por el mundo y centenas de personas las vocean y reproducen, y no hay quien con vehemencia, las corrija. “Señor que no es Messengel, es MESSENGERRRRRR, ok”
Con todo eso se me ocurrió que algunos de mis artistas latinos favoritos han sido bien comedidos en sus aspiraciones, pues no imagino la fama, influencia y riqueza que pudiesen obtener si se animan a “arreglar” sus canciones y agregar la característica percusión.
Elucubremos…
(al fondo el siguiente compás: tun-tún (pausa) tun-tún (pausa). Los coros en color rojo)

Gustavo Cerati
Hoy hagamos la excekción de estiral la cuelda, mamita… (matando la liga)
Que dural sea mejol que aldel, mejol aldel… (subiendo de nivel, con mi pana Yindel)

Miguel Bosé
No sé si hacel… (perreo)
O más bien deshacel…
(sandungueo)
Si hacelo mal… o hacelo bien…
(bailoteo)
Hacel pol hacel…
(mamboteo)
Todo para sabel…
(mal te veo)
Todo pol deshacel…
(en el liceo)
Nunca hacel pol hacel…
(con un tal Leo)


Caramelo de Cianuro
Despieltame Verónica al rompel el día… (con Los Reyes del Pepsicoleo)
y hazme sentil la alegría de volvelte a vel… (cien millones de copias, obligadas)

Miranda
Te adoraría lo que dure la etelnidad… (Fenomela, brutal, bestial)
Debe sel Pelfecta para, pelfecto para mi, mi amol… (insulto, tumulto, indulto)

Indulto pido yo por tanta atrocidad, ya ven que las prosas no son mi fuerte, jejeje. La verdad es que la reflexión de este escrito –además de divertirme unos minutos- es la misma del pasado año…
...Esta bien fusílenme, quienes me han conocido amantes de Soda Stereo, Fito Páez, Aterciopelados, Miranda y todas esas bandas incomprensibles para mis sucesores, pues no pude evitar la inoculación. Quizá nunca tuve la intención de hacerlo, porque bien me hacía falta infectarme, no del virus musical, me refiero más bien a la energía de la que estas jóvenes –Gilbeanna, Loreanna y Mariana- llenaron mi hogar, que transfundieron a mi hija y que me brindó alegría y arresto por varias semanas…no importa que uno de los canales para transmitir ese carácter haya sido el reggaeton, en este caso bendito sea! y bienvenido a mi vida, “manquesea” por un par de días más... (BIEN DURITO)