domingo, 29 de junio de 2008

Otro fragmento de una novela privada


Viene de Fragmento de una novela privada escrita por Néstor Luis González.

Martha con h intercalada se acostumbró como sus predecesoras –poco más de una centena de muchachitas- al desagradable tacto de cuellos grasientos, salados y sudorosos; al nauseabundo aliento de licor barato y sarro; a olfatear sin querer la transpiración del pachulí almizclado con tufo agrio; y a la desagradable y aterradora visión de uñas mugres y amarillentas de tabaco añejo hurgando sus zonas más íntimas.
En dos años endureció las pocas entrañas que le quedaban, fue la etapa preparatoria, el trance obligatorio para no errar ni titubear la noche que decidió vomitar las serpientes anudadas en su estomago al pobre infeliz que yacía inerte sobre sus sábanas limpias y que meses antes, la bautizó su mujer, desde la vez que la ayudó a abortar con rezos a los santos y ramas hediondas sacudidas toda una noche en su entrepiernas.
Los funcionarios encontraron el cuerpo del viejo desdentado sobre el charco de sangre que formó a su espalda una figura parecida a las alas de una mariposa. Ella solapada por la sombra de una antigua y coja peinadora, ubicada en un rincón de la también vetusta habitación, inhalaba su penúltimo cigarrillo del día, pues la gorda tan gorda como la palabra gorda, es decir, la dueña de la tasca donde trabajaba a cambio de un cuartucho, le comenzó a restringir el número de cigarros para preservar su salud.

-Imbécil –esputó al cadáver- merecías que te sacaran los ojos…

-Cállate necia
– le interrumpió la matrona- no ha dejado de ser la campurusa ignorante, absurdamente orgullosa y sorda, sorda como una momia, masculló dirigiendo una nerviosa sonrisa a los criminalistas que empezaban a recoger muestras de la macabra y casi irreal escena.

Los de azul la encontraron sentada, distante, con los ojos en otra dimensión, fijos sobre el cuadro colgado en la pared y pintado por un infortunado y nada brillante artista que desplegó sus lienzos en la plaza del centro para rematarlos por tres reales. El lienzo de un desfigurado jarrón con flores amarillas era solo un punto inmóvil que no interrumpía el infinito recuerdo de Yuri, en sus últimos días de aburrida niñez. A pesar del justificado movimiento de personas, su mente se hallaba lejos del lugar, en la tarde cuando regresó de su graduación de bachiller y debió tapar con un gancho de ropa la respiración para no percibir la hedentina del cuerpo de su madre muerta y recoger sus pocas pertenencias para largarse a la ciudad. Ya nada la detenía, su madre había fallecido esa mañana, lo corroboró clavando con un martillo algunos alfileres en la planta del pie.
Tras algunos minutos los meticulosos investigadores voltearon el cuerpo cual si se tratase de un pesado y maloliente jergón, para descubrir la herida mortal que comenzaba en la nuca y terminaba entre las nalgas del anciano, marcando una brecha de carne brotada de sangre seca, grasa y hueso.
Fue entonces cuando Yuri, o más bien Martha con h intercalada como determinó llamarla el dueño de una tienda para darle más “caché”, dio un sobresalto inesperado y ajeno a su hasta entonces aletargado estado, causando fastidio y suspicacia entre los efectivos que realizaba sigilosamente su trabajo. La joven con su teléfono a lo alto comenzó a tomar fotografías y enseguida los uniformados cayeron sobre ella.

-Pero que hacen? Es mi trabajo, bueno casi, estoy estudiando para ser una gran periodista, exclamó con exaltación.

El inapropiado e inescrupuloso comportamiento -o al menos así resultó para los gendarmes- fue el único motivo entonces para pedir su retiro del lugar y escoltada por dos hombres, Yuri fue despojada de lo que pensaba era la primicia que le daría el seguro y magistral ingreso al medio de comunicación más importante de la ciudad.

-Suéltenmeeeeeeeeeee!!! Desalmados!!! Esta historia es mía, me la merezco, se escuchó su voz hasta el silencio por el pasillo del desvencijado edificio.
En la gráfica: La muerte de Marat (en francés La Mort de Marat) es una pintura de estilo neoclásico, obra de Jacques-Louis David y una de las imágenes más famosas de la Revolución Francesa.

13 comentarios:

Abog. Luis Urribarri dijo...

Muy bien Iliana, me quito el sombrero ante ti.

Me recuerda una pelicula italiana que vi hace muchos años pero ahora no recuerdo su nombre.

Muy bien redactado y los terminos usados son muy acordes a la historia porque le dan ese toque de cine.

Te felicito por regresar a blogger y por darnos de nuevo tus letras, que te transportan a la escena planteadas en tus historias.

Besos Manikita... No nos abandones mas por favor.

Otto dijo...

Bienvenidaaaa! me haz hecho falta!

Tienes que contarme qué ha sido de tu vida en este receso...

Un beso!

☆Chapellina dijo...

Ay Mani!

Que triste el final de la pobre Yuri, digo Martha con h intercalada.

Bue...dejando a un lado en sentimentalismo. Me ha gustado la historia. Los detalles de cada párrafo me han permitido dibujar a los personajes y sus acciones. Vi sin inconvenientes las alas de la mariposa en el charco de sangre. Que macabra!

Feliz semana!!
PD: Caminaré a toda marcha.
..★
.★

.★
..★
...★
....★
.....★
....★
...★
..★

*+MªEugenia+* dijo...

volvisteeeeee!!!... me gusto mucho esto!!...=D saludos!!

Birrilly dijo...

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.....no tienes la mas minima idea de cuanta falta me has hecho (con "H" o no?)...pero buenooooooo EXITOOOOOOS. espero seguir leyendote.....saludos a la niña princesa.

Sandum dijo...

A ver la niña vuelve y yo me entero es por Gabo!!!!! No way!!! Por mi blog nunca se borro el enlace y se te extraño también!

Abog. Luis Urribarri dijo...

Manikita, tienes un regalo en mi blog...

Te animas a buscarlo?

Besos :D

Mariale divagando dijo...

Mani, no había podido pasar a saludarte y darte la bienvenida; pero ya volví al pueblo, vuelvo a tener conexión y puedo retomar mi vida de blogger...

Qué bueno que regresaste!

Romano dijo...

No sé cómo describir la historia... Bueno es altamente gráfica y es buena, pero me hace avanzar en terenos precoces y quizás porque no estoy muy concentrado me vi forzado a leer y pretender entender. En general está muy bien acompañado por el cuadro y me gustó más el final :)

Saludos Ilana! Dios te bendiga! Besos!

NeoGabox dijo...

Ilianaaaaaa
:D
Pues que bien que volviste, sabes que hemos estado esperándote desde hace ya bastante rato... Espero que hayas regresado con las pilas recargadas...
Un abrazo para ti y para la niña princesa... :D

"Abrazos Monocromáticos"

*+MªEugenia+* dijo...

pase a saludar!! besos!! =D!!

Ari dijo...

Hola.. que alegria tenerte de vuelta Manikita, te cuento que era deprimente cuando venia por aca y no podia ni ver un aspa, espero no tngas de nuevo esos contratiempos... Este lúgubre relato esta excelente y ya se quien es ese Nestor que tengo de amigo en facebook jeje pasare por su blog a leer mas de Yasuri, perdon Martha!

*+MªEugenia+* dijo...

perdida de nuevo?