domingo, 25 de noviembre de 2007

Malo y tonto

Aunque tarde me he enterado, no quiero quedar en silencio. En voz y talento de BEBE, expreso mi opinión sobre esta terrible enfermedad social y moral, en virtud de celebrarse ayer 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Un ruego para ellas...por favor ámense... y una advertencia para ellos... "Voy a volverme como el fuego, voy a quemar tu puño de acero y del morao de mis mejillas sandrá el valor pa cobrarme las heridas".

jueves, 22 de noviembre de 2007

MANIKO BOSÉ?

Y de ser hombre y cantante también en vidas futuras, pues poseería el carisma, la sensualidad, el vozarrón celestial y espero sobretodo, la magnánima sonrisa del español Miguel Bosé.
Aquí la mejor interpretación que he escuchado de la canción "Sólo Pienso en Ti" y por supuesto, muchas de sus sonrisas.
P.D: Mi musa se fue de vacaciones sin consultarme, sólo alcanzo a compartir parte de las cosas simples que hacen mi vida más feliz... Un enorme abrazo.
P.D.2: De las producciones más actuales de Bosé, los invito a ver el video de "Como un Lobo" y el derroche de gestos con su sobrina Bimba.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

MANIKITA ECHEVERRI

Todos tenemos un sueño...y si en vidas futuras seré cantante, estoy segura que tendré la voz, la calidez, la irreverencia, la originalidad y el fume de la colombiana Andrea Echeverri. Escuchen esto!

P.D: Jerry Rivera, así es que se transforma un tango!

domingo, 18 de noviembre de 2007

SOY CAMILA, TANTITO GUSTO!

Es probable que perdida en la estratósfera no me haya percatado de que tenían ya como 20 años cantando. Mario, Samo y Pablo integran este grupo que me presentó un buen amigo hace como 4 meses y desde entonces sus canciones me hacen muy feliz, el disco no tiene desperdicio, por ello se los presento a ustedes, amigos blogueros.
P.D: "11 y 6" no es el tema, me equivoqué, "Todo Cambió" es tu sello en este y otros mundos, ahora y siempre.
P.D.2: En Youtube aparece un documental bien chido!

viernes, 16 de noviembre de 2007

MISIÓN MAMÁ



La Misión Social Mamá va dirigida a mujeres de todas las edades que tengan de uno a diez hijos y tiene como objetivo perpetuar en las mentes de las madres venezolanas la historia del nacimiento de sus vástagos (dolores de parto), además de retomar la cultura de racionamiento y administración doméstica en cada familias, valor afectado por la introducción en la sociedad del consumismo desmedido y los intereses imperialistas de las empresas productoras de alimentos. Para el logro de esta meta se aplicarán estrategias de mercado, a través del acaparamiento y desaparición de ciertos productos de consumo básico; o en su defecto, el incremento exagerado del costo económico de estos rubros que integran la cesta básica.
Los alcances de este programa popular abarcan la evaporación de los anaqueles de supermercados, mercados municipales, y demás locales (chinos) comerciales, de productos como leche, huevos, azúcar, aceite de maíz, leche, margarina, pollo, harina de trigo, salsa de tomate, leche, entre otros productos, además de leche completa, obligando a las madres, con alta y comprobada incidencia en padres, a cumplir su rol de proveedoras de recursos para el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes.
Las madres que se integren a la Misión Mamá, tendrán el beneficio de recibir dichos alimentos, como en el caso de la leche, de manera proporcionada, es decir, poquitos paquetes por personas, cada seis meses.

Esta sería –especulo- la explicación que el Ministerio del Poder Popular para Nada daría a la Misión Mamá, nombre que decidimos dar mi colega Kennia y yo, a la gran aventura que nos tocó experimentar mi pasado fin de semana LIBRE para adquirir algunos paquetes de leche en polvo La Campesina, abastecida a los supermercados por el Instituto Nacional de Defensa del Consumidor y el Usuario, parte de 125 toneladas incautadas el pasado viernes 02 de noviembre en los depósitos de la empresa Nestlé, en la zona industrial Los Montones.
El sábado 03 de noviembre, pasadas las 9 de la mañana y siguiendo lo anunciado en los periódicos, salimos dispuestas a conseguir una caja de leche completa, para que en nuestro caso no faltara nunca más el tetero despertador, el toddy de buenas noches y nuestros desayunos con cereales redondos. Por cinco mañanas seguidas, resistiéndonos a comprar una especie de mezcla de leche con “algo” en 20 mil bolívares el kilo y reabriendo a diario la lata que quedó en la cocina para confirmar que en verdad se había acabado, resolví la dosis láctea con vasitos de avena de la marca Alpina, cosa a lo que mi niñaprincesa decidió revelarse antes de lo estimado, reclamando frente a la nevera del super, a mitad de semana “Mami, otra vez avena? Quiero tete… ALIMEEEEEEEEEENTAAAAAAMEEEEEEEE!
En fin, pasé el día entero entre el Central Madairense y la Proveeduría Sigo de Barcelona; empero, pese a la estadía por más de 8 horas en ambos comercios; pese a no comprender la situación que nos afecta a todos como ciudadanos aún cuando vivimos en un país donde hay más vacas que gente (exagero); pese a los pies hinchados y doloridos por las prolongadas cuatro colas; pese al papelito de celadora que me tocó asumir para evitar que abusadores se colearan delante de mi y de las personas que me precedían; y pese a esa sensación de injusticia y ignominia que me embargó durante toda la hazaña; lo que verdaderamente me dejó agotada y sin argumentos, fue la cruzada que debí afrontar para defender mi derecho y el de los que estaban allí, como compradores frente a los empleados que administraron el codiciado producto, los más inciviles de toda la bolita del mundo.
No fue fácil refutarle a una de las repartidoras que los que estábamos allí no éramos “lambucios”, sino compradores, consumidores y personas que damos teteros; tampoco fue sencillo preguntarle al empacador si trabajaba en una granja o un supermercado cuando burlonamente indicó que esperáramos que la gallina pusiera más huevos (esa fue una quinta cola que pasé por alto), tampoco me resultó simple, acercarme a la cajera que tomó su hora de almuerzo -sin reemplazo- por encima de las personas que estábamos en fila india y preguntarle por cuarta vez, prácticamente deletreado y en tono enfático (digamos que unos pocos decibeles elevados) BUENAS TARDES, SEÑORITA… MÍREME CUANDO LE HABLO, POR FAVOR (silencio) ES QUE NO ME ESCUCHO? (y me miró) EN CUANTO TIEMPO CREE USTED QUE PODAMOS PAGAR LA LECHE QUE ESTAMOS COMPRANDO? NO PIDIENDO… VA USTED A ABRIR LA CAJA O PREFIERE QUE LE TRAIGA UN DIGESTIVO ANTES DE EMPEZAR?
Estoy conciente que no podré soportar otra epopeya similar, puedo sufrir de hipertensión arterial el resto de mi vida a partir de allí, por ello desde ya empezaré a diseñar un plan. Algunas sugerencias me han llegado, por ejemplo, guardaré parte de mis utilidades para extorsionar a algún funcionario del Indecu, Guardia Nacional o ganadero, pero no pierdo más mí tiempo con ningún mandadero arrogante.
Por cierto, alguien sabe la puta -ups!- verdad sobre la escasez de leche?

viernes, 9 de noviembre de 2007

El cuento completo de varias vidas fallecidas


Capítulo I: La Despedida
El 08 de marzo, Día de la Mujer, Julia despertó con el mismo malestar de los últimos días, como con falta de aire, como si la muchacha se montara en el pecho y apretara los pulmones, además ya no podía hacer puño la mano, ni posar los dedos de los pies en el piso por el líquido acumulado que le estiraba y enrojecía la piel. Lo novedoso era una extraña y permanente sensación de ir al baño, que no paró en nada hasta las dos de la tarde, cuando pudo identificar un leve dolor y un posterior desfallecimiento.
¡Chama esto no está bien, llama al médico!, le dijo a su amiga Gipsy con quien compraba flores para un evento familiar.
En menos de media hora Julia estaba en la clínica esperando al médico con contracciones cada 3-5 minutos, según calculó en su atribulación. La barriga de repente era como forrar un balón de fútbol con un globo, extremadamente dura, casi transparente y empujaba desde adentro su cuerpo hacia delante. El dolor ya hacía correr lágrimas en sus ojos, era más fuerte que su tolerancia.
A este ritmo Julia tocó por primera vez en su vida la cumbre del sufrimiento, además prolongado por casi diez horas, mientras los médicos confirmaban a través de un ecosonograma lo que temían desde la primera vez que la vieron entrar por la puerta del consultorio; y la administración del centro corroboraba la clave del seguro de HCM para cubrir la emergencia y demás.

La sentencia: Julia, entendiste lo que te dije? El feto está muerto, hay que sacarlo.
¡Haga lo que tenga que hacer, pero quíteme el dolor!, dijo torcida de malestar cuando súbitamente el padecimiento se esfumó para dar paso a una especie de suspensión en la nada. Eso era, como si de repente hubiese entendido lo que pasaba, y el dolor del vientre se transportara a su corazón, sus lágrimas fueron entonces amargas, ahogadas, guturales, pavorosas. El llanto tenía otro canto, salía de otra parte, de otra forma, era un cuerpo vacío, sin alma, se notaba en sus ojos extraviados, profundamente tristes.
No más que cuando a través de su acuosa mirada veló el pequeño ataud blanco, donde por primera y última vez vio a su “Tata”, a su segunda princesa, una copia al carbón de Ámbar. Un ángel de menos de 30 centímetros, hermosa eso sí, ya con sus deditos y su nariz moradas por la sangre coagulada, colores que sobresalían entre el trajecito que se confundía con su blanco semblante.
¡Será la princesa del cielo, la angelita más bella de todas!, pensó tragando una gruesa saliva y una vez más sin poder respirar. Sus ojos sólo eran cascadas que no deseaban parpadear para perpetuar la fotografía de su hija en su memoria.
En esos escasos minutos, sin nadie imaginariamente a su alrededor, Julia la bendijo por los siglos de los siglos y le dio un duplicado de su alma, para que no olvidara que en el mundo real tiene una mamá que la ama, por si algún día quiere regresar.


Capítulo II: La Culpa
Era una mirada temblorosa, perpetua entre ellos, así la distinguían entre la lágrima que formaba una película en cada ojo, una lágrima que ya no caía, creo que vencida de cansancio o deshidratación, ya eran tantas las que se regaron en el piso de la habitación fría de esa clínica.
No había palabra, no había consuelo, ellos lo sabían, todos lo sabían.
Ella estaba avergonzada, no sabía porqué, no quería ver a nadie, pero todos fueron.
Ella se sentía culpable, él la culpo y no se lo dijo, lo dejó para cuando estuvieran en casa, solos, sin todos alrededor avergonzándola. Le hizo pagar su condena con creces pero en silencio, la ignoró, la rechazó, la odió, pero no le dijo nada. Ella no se lo merece, es mejor callar, pensó.
Ella aún llora, de vergüenza, de culpa, de dolor, por su pequeña, por ella, por él y por todos.


Capítulo III: La Rabia
¡Que suerte Julia, casi mueres, generalmente solo se salva uno de los dos, la madre o el hijo!
Esto me lo comentaron muchos, conocidos, amigos, familiares. Ja! si lo que menos me siento es afortunada. ¿Cómo pueden creer en mi suerte, si acabo de sacar a mi hija muerta de mis entrañas? Bienaventurada ni en broma!
Sé que nadie tiene la culpa de esto, tal vez todos la tienen. Me digo: Ellos están aquí por solidaridad, es gente que me quiere o por lo menos me aprecia, y se tomaron la molestia de acercarse para demostrar que les intereso y que lamentan esta terrible experiencia que vivo. No debo pagar mi ira contra Dios, contra la vida a través de ellos, no es justo.
Pero en realidad quiero gritar y decirles que me dejen sola, que todos son responsables y que no tienen moral ni humanidad para consolarme ahora y no antes cuando les pedí ayuda.
Porque nadie apareció cuando tuve que complicarlo todo, haciendo un viaje que me amenazaría, dejando mi casa, mi comodidad, mi reposo, mi control médico, porque estoy segura que con Salazar todo hubiese sido diferente. Estuviese con Tata ahora, acomodándole el uniforme para llevarla mañana a clases junto a su hermana mayor, Ámbar.
Porque Salazar no es como “esos”, médicos mediocres que me atendieron luego de 10 horas de sufrimiento, cuervos mercantilistas, que casi me matan esperando un maldito número que les garantizara el pago por sus servicios, mientras me metían un catéter con “algo” que me aliviara el dolor que nunca aliviaron, hasta que se dieron cuenta, con mi placenta en sus manos, que era imposible el alivio porque tenía hemorragia interna.
Ninguno de las 4 cornejas que entraron luego a quirófano a limpiar sangre tuvo la previsión de revisar bien lo que estaba sucediendo en mi panza, seguro pensaban que era normal que me arqueara de dolor en la camilla ya con tres frasco de ese “algo” que me inyectaban en las venas.
No, es que el seguro de HCM, gracias a “mi fortuna” pasó la clave que aprobó la clínica faltándome sólo una hora para perder mi útero y poco más, para algo más grave, según el diagnóstico de los “especialistas”. Mi hemoglobina en 7, fue el resultado, así que salí de allí, sin vida y sin salud. Qué suerte la mía!


Capítulo IV: La Conspiración
Preeclampsia, nunca me tomé esa palabra con preocupación, nunca tuve problemas con la tensión arterial. Eso no es necesario, no necesito antecedentes para sufrir de hipertensión en el embarazo, leí dos años después en una revista.
Es tan peligrosa porque ataca sin aviso, sin bulla, los médicos le llaman el enemigo silencioso y así era en mi caso, nunca noté cambios que me alertaran. Talvez una pequeña taquicardia, desmayo, algún vértigo repentino que me zarandeara… el calor excesivo y la hinchazón ya eran rutinarios, no me decían nada. Pero el tensiometro marcaba la revolución en mis arterias y el peligro inminente para mi y mi bebé. Y tomé las medidas, medicación y alimentación adecuada según prescripción.
Pero la fatalidad se apegó tanto a mí, estaba tan bien predestinada para mí en ese presente, que me jugó sucio mientras dormía y me atacó y atacó a mi bebé de noche. Embistió de forma tan agresiva, que dejó sin oxigeno y sangre a Tata, al desprender la placenta. Yo? en los brazos de Morfeo, ni me inmuté.
Cuando desperté me sentí un poco extraña, pero según la necropsia, ya a esa altura era demasiado tarde. A las dos de la tarde, cuando sentí la primera contracción en mi vientre, no se trataba de nada más que de un aborto, una reacción de mi cuerpo, mi útero en concreto, para rechazar lo que ya no tenía vida ni calor dentro de mí, mi hija.
La muerte confabuló rastrera contra mi, de noche, para que no pudiera defender a mi hija con mi vida, porque así hubiese sido, lo juro!






lunes, 5 de noviembre de 2007

DEJÁ LA PUERCA ENVIDIA!


YA TENGO MI ENTRADA YA TENGO MI ENTRADA (CANTO) YA TENGO MI ENTRADA LA TEN-GO MI EN-TRA-DA, YA TENGO MI ENTRADA, (BAILO) YA-TEN-GO-MI-EN-TRA-DA, LA-TEN-GO-LE-RO-LE-RO, ES MIA, MIA, MIA, OISTE TINO, MIA, YO VOY, YO VOY!!!!!!!!!!!!

Quéee? Cheeeee! es que me he enterado que los Soda Stereo vienen el 29 de noviembre y me ha agarrado otra vez la fiebre, pibe. Me iré al concierto para que todos me envidien!
(tos, tos) Les prometo que el próximo post sí será serio, en serio! Por ahora pues comparto una de mis más enfermizas obsesiones, parte de las letras que me hacen volar, la dosis (jeringa le llamo en confianza) que ha estimulado todos y cada uno de mis sentidos durante poco más de 17 años, cuando los descubrí en la radio.
Quéee? No me imaginen así! No podía pasar esta noticia por alto. Hay obsesiones por los malos vendedores y los enchufes, por los corazones humanos y las 7 maravillas, por la belleza y botines millonarios, por carros y casas extraños, por el tiempo y la lluvia, por asustar o besar novias en ventanas, por perros calientes… yo… esteee …esta bien, lo juro… buscaré ayuda… pero después de verlos en vivo, jijijiji.
A continuación extractos de algunas de las canciones de los Sodas, que he denominado frases célebres.

“Alguna vez fue que planeamos hacernos todo el daño de una vez, dictando una sentencia desafiante: no existes.”… No existes.
“Más consigues más querrás”… Texturas.
“Tantas veces te vi simulando un olvido y lo más resbaladizo es creernos sin memoria”… Fue.
“No está mal ser mi dueño otra vez y temer que el río sangre y calme, al contarle mis plegarias”… Zona de promesas.
“Pasa el tiempo y ahora creo que el vacío es un lugar normal.”… Ella usó mi cabeza como un revolver.
“Tenés que comprender que no puse tus miedos donde están guardados y que no podré quitártelos si al hacerlo me desgarras. No quiero soñar mil veces las mismas cosas, ni contemplarlas sabiamente”… Trátame Suavemente.
“Te perseguiría hasta el sol pero hoy es sólo inercia”… Efecto Doppler.
“Sé que te excita pensar hasta donde llegaré”… Persiana Americana
“Hoy caí al dejarte sola, ya pagué por quebrar la calma”… Ángel Eléctrico
“Un espíritu a veces seguro, otras veces incierto”… Disco Eterno.
“Lo que seduce nunca suele estar donde se piensa”… Zoom.
“No me sirven las palabras, gemir es mejor”… Canción Animal.
“Cuando estés dormida volveré a tocarte, me confiaste ser tu ángel.”… Claroscuro.
“El eclipse no fue parcial y cegó nuestras miradas”… Té para tres.
“En este tiempo anfibio temo perderte, por volar”… En el séptimo día.

En esta peculiar encuesta que hurté del blog de Aprendiz de Mago contesto las preguntas con los títulos de las canciones de un solo grupo musical o autor, o sea, de quién más? Va incluida producción del Cerati como solista.

¿Hombre o mujer? Marea de Venus.
Descríbete: Hoy ya no soy yo.
¿Qué sienten las personas de ti? Amor Amarillo.
¿Cómo te sientes? Otra piel.
¿Cómo describirías tu anterior relación sentimental? Fue.
Describe tu actual relación sentimental: Sudestada.
¿Dónde quisieras estar ahora? Aquí y ahora (Y después).
¿Cómo eres respecto al amor? La Excepción.
¿Cómo es tu vida? Beautiful.
¿Qué pedirías si tuvieras solo un deseo? Zona de promesas.
Escribe una frase o cita famosa: Gracias Totales (jajajaja).
Una despedida: Adiós.


PD1: Ottito, otra vez lo hice, sorry… tu me diste permiso, yo me acuerdo!
PD2: Los invito a leer “Volveremos todos al reencuentro” en mis archivos del mes de agosto.
PD3: No puedo adjuntar las fotos y videos descargados de la página oficial http://www.sodastereo.com/, a través del código del disco “Me Veras Volver” (regalo de cumple de mi panita Jack) pa compartirlas con ustedes :( pero encontré el blog http://www.sodastereo2007.blogspot.com/ . En la gráfica, mientras Zeta y Alberti ensayan, protegen la pantalla de mi laptop.
PD4: Me gustaría tener contacto con los panitas, conocidos y blogueros que tengan planes de ir al concierto en La Rinconada. Mis correos son icontreras136 en Gmail y Hotmail.