viernes, 26 de septiembre de 2008

Biografía


...Y te miré cuando llegabas al normal, al normal. Uno nunca sabe, uno buscará lleno de esperanzas los caminos del azar, uno normal uno siempre volverá si uno se mirase desde afuera sin piedad, sin llorar, sin bondad, sin jamas dejarse engañar... Cántame una canción. Estamos en plena acera. No importa... Sonaron las campanas era la fuerza de Dios, el mal tomó su piel, también tomó su voz, nunca aprendió el inglés, el exorcismo será hoy, i love love you so, i love love you so... En esta parte es cuando vuelo con los audífonos puestos, escucho las olas. Ya deja de meterte esa porquería... Cecilia dice siempre lo que piensa y casi nunca piensa como yo, si tengo hambre busca en la despensa y me guisa unos besos con arroz... Escucha, te la dedico. El viejo sigue en el lago... Busco mi piedra filosofal, en lo siete locos en el mar, en el cadáver exquisito, en no tener piedad, en la quinta esencia de la música, dentro mio en el amor y el odio... Te compré esto con mi primer sueldo para que no te rompas las manos... La moneda en la vida de Juan, Chico Buarque los lentes la estatua de sal, el suicida y su gato irreal, lo que fue lo que es lo que ya no será... Verónica Ámbar será el nombre. Adolfo si es varón... Dormir contigo es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado, todos los sábados son martes y trece, llueve sobre mojado... Se escucha del carajo con estas cornetas. Es mucho más comoda que el carro... Sabe amargo el licor, de las cosas queridas, se acabó lo mejor, quién nos quita esta herida, tu me pierdes a mí yo te doy por perdida, es la hora de huir... Adios.


martes, 5 de agosto de 2008

El Messengel de tu Piel


Llegaron las vacaciones y con ellas, mis sobrinas de visita equipadas de alegría, energía, pero también, de reggaetón. Como era de esperarse no puedo escapar de recibir una dosis diaria del “sandunguero” son, llegando -por inercia- al punto de tararear algunas canciones, cosa que me ruboriza hasta que recuerdo que Franco de Vita, Gilberto Santarosas, David Bisbal, Olga Tañón, Fergie, Luis Fonsis, Belinda, Sin Banderas, los RBD, Camila y hasta el propio José Feliciano se han atrevido a interpretar sus versiones a todo gañote, sobre un escenario y delante de miles de personas. En mi casita escondida, nadie se entera.
En fin, el asunto es que este peculiar ritmo me deja por segundo año consecutivo algo que aprender, esta vez que Messengel rima con las palabras mujel y con piel. Sí, así lo escuché. En serio.
Pues resulta que para los creadores de estas piezas musicales, todo es válido, posible, siempre y cuando incite a mover el cuerpo. Los versos llevan una sonoridad independiente, no importa si dejan a un lado años ganados de lengua hispana (total como dice Calle 13, la Real Academia se la dejo a España), o si prescinden de sintaxis y ortografía, la gramática no es problema siempre y cuando la letra de la canción no desentone, literalmente, con la melodía. Lo más enorme del caso es que estas llamémoslas “intervenciones gramaticales” en sacrificio a la armonía sonora, se multiplican como plagas por el mundo y centenas de personas las vocean y reproducen, y no hay quien con vehemencia, las corrija. “Señor que no es Messengel, es MESSENGERRRRRR, ok”
Con todo eso se me ocurrió que algunos de mis artistas latinos favoritos han sido bien comedidos en sus aspiraciones, pues no imagino la fama, influencia y riqueza que pudiesen obtener si se animan a “arreglar” sus canciones y agregar la característica percusión.
Elucubremos…
(al fondo el siguiente compás: tun-tún (pausa) tun-tún (pausa). Los coros en color rojo)

Gustavo Cerati
Hoy hagamos la excekción de estiral la cuelda, mamita… (matando la liga)
Que dural sea mejol que aldel, mejol aldel… (subiendo de nivel, con mi pana Yindel)

Miguel Bosé
No sé si hacel… (perreo)
O más bien deshacel…
(sandungueo)
Si hacelo mal… o hacelo bien…
(bailoteo)
Hacel pol hacel…
(mamboteo)
Todo para sabel…
(mal te veo)
Todo pol deshacel…
(en el liceo)
Nunca hacel pol hacel…
(con un tal Leo)


Caramelo de Cianuro
Despieltame Verónica al rompel el día… (con Los Reyes del Pepsicoleo)
y hazme sentil la alegría de volvelte a vel… (cien millones de copias, obligadas)

Miranda
Te adoraría lo que dure la etelnidad… (Fenomela, brutal, bestial)
Debe sel Pelfecta para, pelfecto para mi, mi amol… (insulto, tumulto, indulto)

Indulto pido yo por tanta atrocidad, ya ven que las prosas no son mi fuerte, jejeje. La verdad es que la reflexión de este escrito –además de divertirme unos minutos- es la misma del pasado año…
...Esta bien fusílenme, quienes me han conocido amantes de Soda Stereo, Fito Páez, Aterciopelados, Miranda y todas esas bandas incomprensibles para mis sucesores, pues no pude evitar la inoculación. Quizá nunca tuve la intención de hacerlo, porque bien me hacía falta infectarme, no del virus musical, me refiero más bien a la energía de la que estas jóvenes –Gilbeanna, Loreanna y Mariana- llenaron mi hogar, que transfundieron a mi hija y que me brindó alegría y arresto por varias semanas…no importa que uno de los canales para transmitir ese carácter haya sido el reggaeton, en este caso bendito sea! y bienvenido a mi vida, “manquesea” por un par de días más... (BIEN DURITO)


jueves, 31 de julio de 2008

Perro Adiós


¿Recuerdan la canción de la serdiente? de la cual les comenté en El Diálogo.
Mi pequeña Niñaprincesa insiste en modificar las letras de las canciones de mis artistas favoritos o más bien de mencionar entre líneas –sin sentido aparente- el nombre de algún animal u cosa. Lean esto.

Niñaprincesa: Mami quiero escuchar la canción del perro!

Manikita: Del perro? No está fácil hija, a cuál te refieres? Lazy, Clifford, Scooby Doo (la cual coreamos cada mañana junto a Cartoon Network)

Niñaprincesa: Ay ma-mi, muy graciosa (con expresión de enojo) la de Julieta, verdad Lore? (involucrando a la prima)

Manikita: Supongo que hablais de Julieta Venegas, pero me entero que tiene una canción dedicada a un ¿perro?

Niñaprincesa: (gruñido)
Escucha…no lo voy a repetir…la-que-can-ta…que láaastima perro adióooos, me despido de ti y me voy…que lástima, perro adiós, me despido de tiiiiiiiii y me vooooooyyyyyy.

Manikita: Cara de ponche número 2

domingo, 29 de junio de 2008

Otro fragmento de una novela privada


Viene de Fragmento de una novela privada escrita por Néstor Luis González.

Martha con h intercalada se acostumbró como sus predecesoras –poco más de una centena de muchachitas- al desagradable tacto de cuellos grasientos, salados y sudorosos; al nauseabundo aliento de licor barato y sarro; a olfatear sin querer la transpiración del pachulí almizclado con tufo agrio; y a la desagradable y aterradora visión de uñas mugres y amarillentas de tabaco añejo hurgando sus zonas más íntimas.
En dos años endureció las pocas entrañas que le quedaban, fue la etapa preparatoria, el trance obligatorio para no errar ni titubear la noche que decidió vomitar las serpientes anudadas en su estomago al pobre infeliz que yacía inerte sobre sus sábanas limpias y que meses antes, la bautizó su mujer, desde la vez que la ayudó a abortar con rezos a los santos y ramas hediondas sacudidas toda una noche en su entrepiernas.
Los funcionarios encontraron el cuerpo del viejo desdentado sobre el charco de sangre que formó a su espalda una figura parecida a las alas de una mariposa. Ella solapada por la sombra de una antigua y coja peinadora, ubicada en un rincón de la también vetusta habitación, inhalaba su penúltimo cigarrillo del día, pues la gorda tan gorda como la palabra gorda, es decir, la dueña de la tasca donde trabajaba a cambio de un cuartucho, le comenzó a restringir el número de cigarros para preservar su salud.

-Imbécil –esputó al cadáver- merecías que te sacaran los ojos…

-Cállate necia
– le interrumpió la matrona- no ha dejado de ser la campurusa ignorante, absurdamente orgullosa y sorda, sorda como una momia, masculló dirigiendo una nerviosa sonrisa a los criminalistas que empezaban a recoger muestras de la macabra y casi irreal escena.

Los de azul la encontraron sentada, distante, con los ojos en otra dimensión, fijos sobre el cuadro colgado en la pared y pintado por un infortunado y nada brillante artista que desplegó sus lienzos en la plaza del centro para rematarlos por tres reales. El lienzo de un desfigurado jarrón con flores amarillas era solo un punto inmóvil que no interrumpía el infinito recuerdo de Yuri, en sus últimos días de aburrida niñez. A pesar del justificado movimiento de personas, su mente se hallaba lejos del lugar, en la tarde cuando regresó de su graduación de bachiller y debió tapar con un gancho de ropa la respiración para no percibir la hedentina del cuerpo de su madre muerta y recoger sus pocas pertenencias para largarse a la ciudad. Ya nada la detenía, su madre había fallecido esa mañana, lo corroboró clavando con un martillo algunos alfileres en la planta del pie.
Tras algunos minutos los meticulosos investigadores voltearon el cuerpo cual si se tratase de un pesado y maloliente jergón, para descubrir la herida mortal que comenzaba en la nuca y terminaba entre las nalgas del anciano, marcando una brecha de carne brotada de sangre seca, grasa y hueso.
Fue entonces cuando Yuri, o más bien Martha con h intercalada como determinó llamarla el dueño de una tienda para darle más “caché”, dio un sobresalto inesperado y ajeno a su hasta entonces aletargado estado, causando fastidio y suspicacia entre los efectivos que realizaba sigilosamente su trabajo. La joven con su teléfono a lo alto comenzó a tomar fotografías y enseguida los uniformados cayeron sobre ella.

-Pero que hacen? Es mi trabajo, bueno casi, estoy estudiando para ser una gran periodista, exclamó con exaltación.

El inapropiado e inescrupuloso comportamiento -o al menos así resultó para los gendarmes- fue el único motivo entonces para pedir su retiro del lugar y escoltada por dos hombres, Yuri fue despojada de lo que pensaba era la primicia que le daría el seguro y magistral ingreso al medio de comunicación más importante de la ciudad.

-Suéltenmeeeeeeeeeee!!! Desalmados!!! Esta historia es mía, me la merezco, se escuchó su voz hasta el silencio por el pasillo del desvencijado edificio.
En la gráfica: La muerte de Marat (en francés La Mort de Marat) es una pintura de estilo neoclásico, obra de Jacques-Louis David y una de las imágenes más famosas de la Revolución Francesa.

domingo, 30 de marzo de 2008

Cuentos de Carrasco: Las lecciones del Tío Guedez.

En la familia Carrasco, tío Guedez era la puerta a la aventura y la independencia, era el tío rico y bueno, despreocupado, irreverente, pícaro y de paso, con porte de galán. Era el dueño de una farmacia, que se convirtió en la primera plaza de empleo de todos los primos de la familia. A los 14 años Antonio Carrasco recibió la ansiada noticia: ¡Toñito vete a trabajar con tu tío Pablo unas semanas que necesita ayuda en el negocio y así te ganas unos realitos para tus cosas, mijo!
Toño cuenta que a partir de ese día comenzó a aprender y comprender muchas cosas de ser grande. Todas, absolutamente todas las anécdotas con el tío Guedez le dejaban una lección de vida, por muy risibles o inverosímiles que resultaran. No siempre era la actitud más responsable la del tío, pero sin dudas eran gestos cargados de amor y buena voluntad. Con dichas intensiones, el tío llego a casarse cuatro veces, con cuatro mujeres llamadas Mercedes, la última tenía nexos consanguíneos con los Carrasco, por lo que Toño terminó siendo el emisario del tío para que la pareja separada, lograra medianamente comunicarse.
Antonio subía las bolsas del mercado hasta el quinto piso del edificio, luego de un periplo por los negocios del centro para conseguir todo de a cuatro, el tolete de queso o carne dividido en cuatro, la rueda de atún cortada en cuatro, eran cuatro los sacos, los potes, los litros, los kilos. Luego de entregar la encomienda con la lengua colgante, recibía el mensaje que transmitía íntegramente al tío Guedez: Mi tío, Mercedes dijo:
ese hijo del grandísimo diablo, desgraciado, malparido de las tres leche, infeliz degenerado, inservible, dile que se vaya para el coño de su puta madre!!!
Antonio usted no repita eso!
le decía siempre con voz calma y sin el menor indicio de enojo en atención al rosario de insultos. Ya era una costumbre heredada de su vida conyugal.
Ya en la farmacia que quedaba en el casco central, Toño se dedicaba a aprender sobre la preparación de los medicamentos que elaboraba el tío Guedez, el ungüento de glicerina y colorante que curaba el reumatismo de todas las viejas del sector, así como el remedio contra las ladillas. Con una seña, Antonio acompañaba al agitado paciente hasta el cuarto trasero, donde el tío aplicaba una generosa dosis de insecticida en las partes íntimas invadidas por los animalitos. Antonio de inmediato y para evitar quemaduras graves, debía asaltar sin pestañeo la zona con una panela de jabón azul y un tobo de agua. El tratamiento aunque arriesgado siempre tuvo resultados infalibles.
En su período de ayudante el ávido adolescente aprendió a preparar también pomadas, jarabes,
gotas y otros remedios, algunos solicitados a domicilio a cambio de un pequeño recargo en el costo. Para mantener este servicio que mejoró enormemente su clientela, el tío Guedez sufrió muchos inconvenientes pues en las comunidades alrededor creció con los años una ola de vandalismo, hasta que Eugenio le pidió contrato. Eugenio era boxeador y de tantos golpes sufrió de un leve retardo mental, por lo que decidió retirarse de esa profesión, la que le sirvió tiempo después para conservar su imagen de rudo ante los delincuentes, y así la quinta y última bicicleta adquirida por el tío para llevar los pedidos a los hogares, es decir, su herramienta principal de trabajo. En años, no hubo quien se atreviera a robar algún encargo despachado desde la farmacia.
No obstante, tío Guedez no podía evitar que los malhechores hicieran de las suyas en ausencia de Eugenio y así un día en el que Toño debió faltar para hacer una tarea especial de la escuela, un par de malandros intentaron robar el Chevrolet año 56 que estacionaba el tío frente al negocio. Guedez al percatarse sacó veloz una pistola que guardaba entre las gavetas de las hierbas e infusiones, y aromatizada en manzanilla lanzó con todas sus fuerzas el arma contra el malvado duo.
Aunque sirvió para ahuyentar a los hombres, la desesperada acción dejó inservible el parabrisa del vehículo.
Conchole es que no pego una!, se quejó ante Toño tras el incidente.
Tío pero porque usted no disparó, en lugar de tirarle la pistola a los tipos esos!
Noooooooo mijo, imagínate si mato a alguien? me sale más barato sale comprar otro vidrio. Venga vamos a tomarnos un trago de whisky a que Luis!!


Serie Cuentos de Carrasco (último de la primera temporada)
Toño Carrasco es un hombre que tuvo una niñez y una pubertad feliz, vivió en una enorme vecindad donde todos sus habitantes compartían como una gran familia. Asegura que vivió su propio Macondo, con situaciones y personajes tan reales y mágicos como los descritos con todo respeto y distancia por el maestro Gabriel García Márquez. Los relatos de Carrasco que escucho con gustosa atención, que me divierten por horas y que estoy segura, le complace rememorar, son como la canción "Sasha, Sissí y el círculo de baba" de Fito Páez, como las melodías de Fiona Apple, como el escaparate de la casa de mi madre, como las letras de la "Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada", se perciben sepia, huelen a lluvia, avena y polvo.

domingo, 23 de marzo de 2008

Cuentos de Carrasco: El último salto de amor de Amparo

Saltando como una rana en medio de la sala fue la última vez que los Carrasco vieron a Amparito. La primera vez, la recuerda muy bien Toño hijo, iba caminando agarrado de la mano de su padre un sábado por la Plaza Bolívar, cuando apareció ese señor y entre alaridos y sollozos se abrazaron eternamente.
Ese mismo día Amparito fue invitado a casa de los Carrasco a comer un cruzado de pescado para, entre sorbos, recordar el pasado en Río Hacha y actualizar los acontecimientos de sus vidas separados.
“Antonio siempre fue un hombre bueno, nos veía, se volteaba y nos dejaba pasar la mercancía en la aduana”, fue la primera referencia que diera Amparito a la familia Carrasco con los pies bajo la mesa del comedor.
Para el reencuentro, Antonio ya no trabajaba en el puerto pero mantenía con un regular ingreso a su familia, con lo que ganaba, podía llevar a casa el pan y alguna que otra inmodestia. Amparito por el contrario, seguía trabajando como esclavo y recibiendo a cambio tres lochas. Sus trapos, su tostada piel y su deshecho rostro lo delataban. Se dedicaba para entonces a arreglar los patios y jardines de casas ajenas.
En medio de la tertulia, a los hermanos putativos se les ocurrió la idea de escribir una carta dirigida a las familias que contrataban los servicios de Amparito, a propósito de que ese mes de diciembre, éste recibiera como incentivo algún tipo de “aguinaldo”.
Como a Antonio le gustaba la buena lectura y escribía modesta pero elegantemente, Amparito, analfabeta e ingenuo, pidió que le redactara la misiva que, de forma sorpresiva para los lectores, detallaba lo siguiente:

Estimado patrón o patrona, damas y caballeros:
Por medio de la presente notificación me dirijo a usted con la finalidad de solicitar su más valiosa y justa colaboración. En estas fechas de paz y solidaridad agradezco de antemano su atención y desinteresada cooperación para la recolección de vestuario y accesorios de lujos que puedan ser de utilidad para los eventos y galas de este mes de diciembre. Cómo comprenderán no cuento con recursos suficientes para adquirir estos artículos por lo que será de gran ayuda puedan facilitarme trajes negros o marrones y corbatas de variados estampados marca Ralph Lauren, así como zapatos y carteras a juego marca Prada, relojes Gucci, colonias y guantes Montblank, preferiblemente un sombrero Stetson de pelo de conejo y un bastón canadiense Thuasne, que combine con todo.
Sin más a que referirme, les deseo pasen en compañía de sus familiares y amigos una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo.
Amparo Finol.
Conscientes del origen y el carácter humilde de Amparito, los que recibieron la carta asumieron de forma jocosa la petición, por lo que ese año y cómo nunca antes, recibió atuendos, no tan exactos a los descritos en el papel, pero de excelente calidad y buen estado. Lo donado sirvió para su objetivo de lucir acicalado en la temporada, pero además para camuflarse de “ministro” y cumplir uno de sus anhelos bajo las sugerencias del mismo viejo Antonio.
“Si pasas derechito por el portón con esa pinta, sin mirar a los lados y con cara de confianza, los guardias creeran que eres un Ministro, si por el contrario preguntas, te van a echar, yo que te lo digo”, aseguró Carrasco.
Una semana después regresó Amparito con cara de decepción a contar que los uniformados le habían propinado dos culetazos y casi lo llevan preso por intentar ingresar al Palacio de Miraflores como “perro por su casa”. Antonio pasó casi dos días enteros riendo de la travesura de muchacho que cometió contra el pobre jardinero, quien también terminó divirtiéndose de su anécdota y su torpe propósito.
Fue hasta ese día que cruzaron miradas y palmadas de amistad sobre sus hombros. La última vez que se reunieron en la sala de la casa, Carrasco permanecía inmóvil dentro del ataud, mientras unas 10 personas que recostadas a las paredes rezaban el séptimo de nueve rosarios, miraban con estupor y pánico a Amparito, quien no hizo más que saltar durante toda la noche desde que entendió lo que pasaba, no lloró, no preguntó nada, solo gritó y saltó en mitad de la sala hasta que cayó exhausto al piso, dejando evidencia ante todos del tamaño del dolor y de su amor por Antonio.

Serie Cuentos de Carrasco
Toño Carrasco es un hombre que tuvo una niñez y una pubertad feliz, vivió en una enorme vecindad donde todos sus habitantes compartían como una gran familia. Asegura que vivió su propio Macondo, con situaciones y personajes tan reales y mágicos como los descritos con todo respeto y distancia por el maestro Gabriel García Márquez. Los relatos de Carrasco que escucho con gustosa atención, que me divierten por horas y que estoy segura, le complace rememorar, son como la canción "Sasha, Sissí y el círculo de baba" de Fito Páez, como las melodías de Fiona Apple, como el escaparate de la casa de mi madre, como las letras de la "Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada", se perciben sepia, huelen a lluvia, avena y polvo.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Cuentos de Carrasco: Crímenes de Carnaval


La Paraulata era del grupo de mujeres de la casa amarilla, conocida por los del sector y referida a los extraños como el Burdel de Nancy. Allí residían y trabajaban doce personas, entre chicas y travestis, todas jóvenes y la mayoría provincianas que huyeron de pueblos donde crecieron carentes de afecto y monedas. Llegaron por cosas del destino a casa de la vieja Ramona, el que era su nombre real, quien las adoptó a cambio de que comercializaran sus atributos para poder comer completo y mantener al menos el televisor prendido para la novela del mediodía y los seis ventiladores que emitían más ruido que aire pero que simulaban refrescar las infernales tardes. A veces alcanzaba para que Jacinto, el murió disecado años después, reparara las tablas de las camas rotas por tantas noches de faena.
Carrasco decía que quienes pasaran por la acera de enfrente, escuchaban a toda hora carcajadas y cantos, por lo que se especulaba era un hogar feliz y blindado, porque además, entre todas se protegían de la maldad del mundo.
Una vez como si se tratara de un enjambre de abejas al panal, las doce más algunas vecinas intrépidas, rodearon de manotones y gritos a un forastero con raras y aberradas costumbres. El desventurado propuso a una de las mujeres del burdel, la idea de hacerlo con ayuda de un batidor, que nunca se supo de dónde sacó pero con el cual aseguraba había complacido a más de una decena de amantes de diferentes partes del país. Y sin condón dijo el muy desgraciado, repicó Lucia luego del incidente que dejó al foráneo tirado a mitad de la calle, desnudo y rayado cual cebra a causa de la avalancha de rasguños.
Pero la casa amarilla era sólo una de las tantas casas de citas que se abrieron “clandestinamente” en las dos cuadras completas que había que cruzar en el barrio para llegar a la residencia donde vivían los Carrascos. Antonio, el menor de esta familia se reunía junto a su hermano y todos los muchachos de la residencia en el patio, cada carnaval para jugar a la guerra de agua. A la suerte, se asignaba un centinela, era el que debía vigilar desde la entrada a un grupo que asaltaba el edificio entre las 2 y 5 de la tarde para atacar de una manera muy particular a todo el que se atravesara en su camino, por supuesto, en ese horario no asistía un alma en derredor que conociera la tradición. La Paraulata era una de las cabecillas de esta especie de banda temida por todos los vecinos.
Ahí vienen las puuuuutaaaas!! Era el grito de alerta del pequeño Gonzalo, asmático y quien siempre debía asumir el papel de avizor, tras la ronda de monedas lanzadas a la suerte.
Y se trataba nada menos que de la llegada de las damas de la casa amarilla, quienes con abrillantados y exagerados disfraces coloreaban el patio y los pasillos de la residencia, cargando a cuesta bombas repletas no sólo de agua, eran provistas de orine, talco, huevos podridos, harina de trigo, pintura, excrementos de animales y cualquier otra sustancia que arruinara el traje y el humor del inoportuno transeúnte. No había respeto, consideración o absolución para nadie al momento de atinar el nauseabundo cargamento contra alguna desprevenida o incluso cauta víctima. Bastaba asomar la cabeza.
Las putas fueron las únicas que retaron los conjuros de la negra Miranda, quien una vez según lo recuerda claramente Toño, llegó a casa maloliente y manifestando una retahíla de improperios que parecían más bien fragmentos de una maldición. Pero ni ella, ni el sacerdote, ni el médico, ni el retrasado mental de Pablo, es que ni Lorenzo, el loro de los Parras y ni la hicotea de los González, se salvaron. Eran realmente unas criminales.
Eran tan desalmadas que una vez arruinaron el vestido de novia de la flaca Mónica, una joven del tercer piso quien venía de la iglesia acompañada por la familia para celebrar su boda, cuando la Paraulata y las otras dieron su más estridente e inolvidable grito de carnaval.
Del lado de afuera el hermoso y bondadoso Alicate, robaba los reproductores y cauchos de algunos vehículos estacionados por los invitados a la fiesta del desgraciado matrimonio.


Serie Cuentos de Carrasco
Toño Carrasco es un hombre que tuvo una niñez y una pubertad feliz, vivió en una enorme vecindad donde todos sus habitantes compartían como una gran familia. Asegura que vivió su propio Macondo, con situaciones y personajes tan reales y mágicos como los descritos con todo respeto y distancia por el maestro Gabriel García Márquez. Los relatos de Carrasco que escucho con gustosa atención, que me divierten por horas y que estoy segura, le complace rememorar, son como la canción "Sasha, Sissí y el círculo de baba" de Fito Páez, como las melodías de Fiona Apple, como el escaparate de la casa de mi madre, como las letras de la "Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada", se perciben sepia, huelen a lluvia, avena y polvo.

domingo, 2 de marzo de 2008

Cuentos de Carrasco: Pablo y la Paraulata

Pablo González era un hombre de 33 años de edad, pero sufría de retardo mental desde que estaba en el vientre de su madre, por lo que su comportamiento era el de un muchacho de 13. Su obsesión por la música fue aupada por su familia desde que tenía 8 años y el médico de confianza recomendó que era preferible a que estuviese persiguiendo carajitas en el edificio para meter las manos bajo las faldas. Su exacerbada lívido desde muy chico era un síntoma de su enfermedad, por lo que era especialmente vigilado para evitar alguna “embarazosa situación”. Siguiendo las sugerencias del doctor, los González permitieron que el muchacho convirtiera la casa en una especie de rocola comunal, pues Pablo ponía en funcionamiento el estruendoso picó desde que empezaba a cantar el primer gallo y hasta que comenzaban a salir las putas de los burdeles a las esquinas de la vecindad para cazar el “bocao de comida” del siguiente día.
Pablo, quien era dos pisos más arriba vecino de Carrasco, tenía miles y miles de long play
comprados por sus padres, regalados por los amigos en sus cumpleaños y otros donados por desconocidos. En el apartamento había discos por montones, almacenados en los closet y escaparates de los cuartos, en los estantes del baño y hasta en la alacena de la cocina. Había cajones repletos de Lp en cada hueco posible, debajo de las camas, muebles y hasta en el comedor se sentaban de lado para no meter los pies bajo la mesa y aprovechar el espacio. Era un enorme archivo de música de todo tipo, clásica, baladas, merengues, boleros, criolla, rocanrol, infantiles, colecciones para todos los gustos, para complacer a toda la comunidad desde el balcón enrejado donde instaló dos enormes cornetas para compartir su selección diaria con todos.
Pero esta situación no era molesta para nadie, a los vecinos de Calle Pánamo le parecía un beneficio que Pablo mantuviese “ambientada” la vecindad con buena música, además porque así no se escuchaban las peleas entre maridos y hermanos, tampoco las apasionadas reconciliaciones, ni las malas noticias del noticiero meridiano, sólo se cantaba y bailaba y alguna que otra vez, se oía el potente grito de la negra Miranda amenazando a los muchachos para que no le ensuciaran la ropa recién lavada y puesta al sol. El chico recibía llamadas de los habitantes de la residencia, quienes solicitaban se les complaciera con alguna melodía, aunque éste daba prioridad siempre a la familia Carrasco, para evitar, por si las moscas, algún conjuro maligno de la negra.
Al que si le resultaba una real y eterna tortura el bullicio generado por Pablo, era a Don Jorge, su padre. Éste aseguraba que era mejor llevarlo a los burdeles para que drenara su profuso erotismo canalizado a través del escándalo que emitía a toda hora del día el aparato reproductor. Don Jorge, salía después del almuerzo a hacer lo que proponía para su hijo, con la excusa de que sus oídos explotarían en cualquier momento de permanecer por más tiempo dentro de la bulliciosa casa, y así pasaba las largas y calurosas tardes llenando de cariño a la que llamaban la Paraulata. Toño Carrasco nunca supo si la llamaban así por lo parlanchina que era o por el copete colorado y elevado a punta de laca y secador que siempre lucía.
La Paraulata siempre esperaba a Don Jorge, ella pensaba que algún día se decidiría a dejar a la vieja Carmen y a su muchacho mongolico, para irse a vivir con ella lejos de ese lugar. Una tarde se adelantó a la salida de Don Jorge y se apareció en el patio de la residencia, completamente ebria de ron y despecho y unas grandes ojeras de rimel negro.
Cuando Pablo culminó el set de salsa brava que habían solicitado los vecinos, comenzaron a sonar las canciones de Gardel y la Paraulata dejó de bailar. Enseguida empezó a vociferar intimidades que aunque causaron el asombro y la diversión de todos en la residencia, no fueron celebradas en ningún momento en solidaridad con doña Carmen.

“A ese yo me lo he cogido por todos lados”…”A que tu no se lo has visto desde hace años, ni te acuerdas que lo tiene negro y echao pa un lao”…”Ese si sabe complacerlo a una con todo y lo barrigón que está, lo que pasa es que a la vieja no le gusta hacerlo en el piso, saben? yo hasta me raspo las rodillas”…
Pasó media hora antes de que todos se decidieran a abrir nuevamente las ventanas y las puertas y dejar salir a jugar a los muchachos. Miranda empezó a recoger sus sábanas con la idea de asomar la nariz para averiguar porqué ya no se escuchaban los gritos de la Paraulata ni el picó de Pablo y si todo habría terminado en una trágica escena. Ninguno de la familia González dio la cara ese día después del show, fue Federico el hijo de la enfermera, el que informó que Pablo se había ofrecido a llevar a la Paraulata hasta su casa. Y fue así que todos se sentaron a esperarlo en el excepcional silencio de esa tarde y hasta la madrugada cuando varios lo vieron regresar con una gran sonrisa.

Serie Cuentos de Carrasco
Toño Carrasco es un hombre que tuvo una niñez y una pubertad feliz, vivió en una enorme vecindad donde todos sus habitantes compartían como una gran familia. Asegura que vivió su propio Macondo, con situaciones y personajes tan reales y mágicos como los descritos con todo respeto y distancia por el maestro Gabriel García Márquez. Los relatos de Carrasco que escucho con gustosa atención, que me divierten por horas y que estoy segura, le complace rememorar, son como la canción "Sasha, Sissí y el círculo de baba" de Fito Páez, como las melodías de Fiona Apple, como el escaparate de la casa de mi madre, como las letras de la "Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada", se perciben sepia, huelen a lluvia, avena y polvo.

jueves, 28 de febrero de 2008

Cuentos de Carrasco: La Maldición de Miranda

“Estoy tendiendo la inmaculada sábana de doña Carrasco”, gritó por tercera vez al cielo con su voz de soprano. Elevando el tono que acompañaban los gatos del vecindario las mañanas que amanecía cantando coplas de siembra cafetalera, el mismo que aprobaban con gestos las madres, que sacaban sonrisas reprimidas de las hermanas mayores y el mismo que tenía aterrados a los muchachos del edificio.
La voz de Miranda era como ella, grande, poderosa, irreverente, autoritaria, esa era la imagen que “la negra” se había ganado ante los vecinos desde la vez que altaneramente decidió refrenar la mala conducta de los chicos de la cuadra, quienes no tenían compasión a la hora de desbaratar todo el trabajo doméstico realizado con esmero por las mujeres del edificio.
Los pisos abrillantados con cera, paño y brazos, se convertían en las más veloces pistas de carrera y la ropa tendida al sol resultaba un divertido laberinto con pasajes secretos para jugar a las escondidas. Miranda no lo soportó, la enfurecían las marcas de dedos negros sobre la tela húmeda y en su segunda aparición al patio central los muchachos entendieron su contundente advertencia.
El patio era un área aprovechada por todos en la vecindad para reunir a las familias en sus diversas faenas hogareñas, quedaba entre dos edificios que se encontraban de frente. Allí se hacía cada año una gran cena de navidad, los cumpleaños de chamos y adultos, las bodas, las comuniones, se jugaba a la guerra de agua en Carnavales y hasta se velaban a los muertos. A un extremo de esta especie de cobertizo las mujeres dispusieron cuerdas de alambre amarradas entre las ventanas de ambos edificios para colgar la ropa recién lavada.
“Al que me ensucie la ropa le echo un conjuro, ah vaina”, exclamaba con un tabaco encendido en la boca, agitando las manos como para espantar los mosquitos y recitando entre dientes palabras indescifrables que parecían estrofas de una especie de oración vudú.
Otro día, que para entonces no hubo alma que se asomara siquiera al patio, esputó muy alterada la siguiente amenaza. “Al que me manche la ropa le haré un trabajo de mil demonios, lo convertiré en sapo y lo meteré en una lata sellada hasta que se seque”.
Desde ese sermón no hubo vecino en Calle Pánamo que se atreviera al menos a mirar de reojo a alguno de los miembros de la familia Carrasco. Todos los trajes se mandaban a zurcir con doña Carrasco; los primeros invitados a las fiestas eran sus hijos, el vendedor de pescado y el platanero reservaban las piezas más grandes y frescas para la familia y hasta Manolo, el de la miniteca colectiva daba prioridad a las solicitudes de los Carrasco en su lista de complacencia musicales para la vecindad.
El tiempo pasó y Miranda se enamoró en sus breves salidas al abasto, del carpintero que arreglaba las camas de todas las casas de citas de la comunidad, eran tres cuadras de puros burdeles, por eso siempre fue un hombre próspero y visto desde el comienzo con buenos ojos por la familia.
Jacinto era opuesto en raza a Miranda, pero igual de robusto y alto, tan alto que pocas veces al año entraba a la sala de los Carrascos por temor a topar con los ventiladores de techo, a veces gateaba para llegar al baño o al cuarto de su amada. De tanto amor, surgió un embarazo del que Jacinto prefirió no hacerse cargo, lo que causó la despedida apresurada de Miranda de la vecindad, para felicidad de los muchachos claro.
Así fue que sentado todas las tardes en la acera frente a su casa, el carpintero fue disecándose. Con asombro y espanto todos los que conocían la historia sabían que Jacinto tenía el pellejo pegado a los huesos porque “la negra” le había echado una maldición. A poco tiempo el hombre murió y las putas del barrio hicieron esa noche su clientela en los pisos para guardarle luto.
Un par de años siguientes, Miranda regresó a Calle Pánamo no tan negra y con los cabellos pintados de amarillo, a su espalda colgaba siempre una niña hermosa y redonda por donde se le viera, posiblemente a consecuencia de los dos litros de leche que recibía cada mañana para que creciera no tan oscura como su madre.
Por supuesto que nunca más hubo niño o adulto que tocaran las sábanas tendidas en el patio o en su cama, tampoco nadie que se lo preguntara.
“Miranda –le dijo la señora Carrasco con una enorme sonrisa de complicidad- vas a tener que rezarle a todos los santos para que te manden un marido, dicen las vecinas”

A lo que respondió con un dejo de tristeza e incredulidad en sus ojos, “Va si es, señora Carmen, todavía creen en eso? Si es que a mi no se me derriten las velas por no saber cómo prenderlas!
Serie Cuentos de Carrasco
Toño Carrasco es un hombre que tuvo una niñez y una pubertad feliz, vivió en una enorme vecindad donde todos sus habitantes compartían como una gran familia. Asegura que vivió su propio Macondo, con situaciones y personajes tan reales y mágicos como los descritos con todo respeto y distancia por el maestro Gabriel García Márquez. Los relatos de Carrasco que escucho con gustosa atención, que me divierten por horas y que estoy segura, le complace rememorar, son como la canción "Sasha, Sissí y el círculo de baba" de Fito Páez, como las melodías de Fiona Apple, como el escaparate de la casa de mi madre, como las letras de la "Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada", se perciben sepia, huelen a lluvia, avena y polvo. A partir de hoy comparto estos aromas con ustedes.

sábado, 23 de febrero de 2008

Brillante sobre el mic

Hay recuerdos que no voy a borrar, personas que no voy a olvidar, hay aromas que me quiero llevar, personas que no voy a olvidar...
Son dos, las caras de la luna son dos, prefiero que sigamos mi amor presos de este sol...
Dejar, amar, llorar, el tiempo nos ayuda a olvidar y allá, el tiempo que nos lleva hacia allá, el tiempo es un efecto fugaz...
Y hay, hay cosas que no voy a olvidar, la noche que dejaste de actuar, sólo para darme amor...
Y yo vi tu corazón brillante sobre el mic en una mano y ausente de las cosas pensaste en dejarlo y tirarlo junto a mi...
Hay secretos en el fondo del mar, personas que me quiero llevar, aromas que no voy olvidar, silencios que prefiero callar, mientras vos jugas...
Fito Páez (Argentina)

lunes, 18 de febrero de 2008

Soñé otra muerte


Un lejano eco que progresivamente se convirtió en una especie de berrido me espoleó del letargo que dejó el profundo sueño de esa calurosa tarde de abril. Acostada aún desde la cama pude divisar entre los paños de la ventana que era el conductor de un camión cava el intérprete de tan altisonantes quejidos.
Ahí voy!!!!… intenté aullar para calmar el escándalo -que estoy segura era tal sólo en mi encajonada cabeza- sin la mejor fortuna. Coño que ahí voy!!! repetí sosteniéndome de la cortina rosada y asomando la boca por una de las rendijas.
Despierta ya por la molestia, vislumbro que como situación poco común estaba acostada en el cuarto de mis padres, ventajosamente para el vocinglero, pues es el único cuarto de la casa con vista al patio trasero, el que da a la utopista.
Atravieso la enramada y el patio hasta el portón para acercarme al hombre vestido con una camisa timbrada con el logo y el nombre de Fin de Siglo, una tienda por departamento con mucha tradición en el Zulia. Extrañada de su presencia, asentí la pregunta de si se encontraba en casa la señora Iliana Contreras.

Sí se encuentra, de parte? Pero no creo que haya comprado nada recientemente en esa tienda, además nada tan grande como un mueble, de qué se trata esto?, dije con la voz evidentemente trémula pues la estupefacción pasó a tejer una telaraña de dudas que resultaban todas insanas.

Avísele que tiene aquí su pedido, necesito que firme la señora o usted como recibido para bajarlo del camión, esputó sin mayor expresión que el de fastidio que da trabajar en esos infernales días sin aire acondicionado y posteriormente extendió la factura con doble copia con el membrete rojo en la parte superior izquierda.

Efectivamente leí sin error ortográfico mi nombre, número de identidad, dirección de la casa de mis padres (dónde me encontraba), mi teléfono escrito a palma con tinta azul, la cantidad y descripción del producto: URNA DOBLE (sarcófago).
No sabía sí por la incredulidad o por un miedo que invadió mi espalda aún sin entender nada, me embargaron unas incontrolables ganas de llorar y atacar al despachador por tan indignante, de mal gusto e injustificada broma.

Yo soy Iliana y no pedí ninguna urna, no sé de qué se trata esta burla pero le agradezco que se retire, le grité con la garganta adolorida por el nudo de llanto y colorada de la incontenible rabia.

Esta segura que no quiere ver lo que hay dentro? Me dijo con la misma pacífica voz del principio y liberó la tranca de la puerta del camión cava para dejar a la vista que efectivamente eran dos urnas de madera las que traía, pero estaban juntas, pegadas del lado de las bisagras para abrirlas por lados opuestos. Abre el portón para bajarlas y darte las instrucciones, me ordenó.

Sin argumentos y sin fuerzas ni ánimos de entender toda la irreal situación, procedí a dar paso a la siniestra encomienda. Y descargando las cajas cual si se tratara de un juego de recibo, el hombre comenzó a ametrallar una serie de indicaciones incomprensibles para mí y cerrar con: Y no la deje dormir porque sino se muere!
Sin saber más del hombre, esta última y única frase descifrable me hizo arrodillarme casi instantáneamente ante un lado del “duocajón” para levantar con todas las fuerzas de mis brazos una de las tapas y encontrar acostada de manera muy plácida a mi madre. Sí, a mi madre.
La sensación no fue nada pavorosa, muy contrario a lo que me hizo sentir el vendedor minutos antes con toda la misteriosa explicación. El apacible rostro de mi madre como siempre me llenó de paz y seguridad, apartando todos los miedos posibles que generaba el escenario para entonces comenzar un diálogo del que recuerdo muy pocos detalles. Mucha risa y amor transmitido en nuestras sostenidas miradas eso sí lo memorizo. Hablamos de sus gustos, de los míos, de sus deseos de los míos, hablamos por horas y cantamos, cantamos música llanera cómo a ella le gusta, la peiné, la mimé, la agoté de tanto querer hasta que me dijo: Tengo sueño!
Recordé así las incoherentes instrucciones iniciales, y mi corazón empezó a latir con tal fuerza que no escuchaba ni el canto desafinado e impasible que entoné para evitar que mi madre durmiera, para interrumpir con mi voz y posteriormente agresivo zarandeo que mi madre cerrara los ojos. No podía dejarla dormir, no podía dejarla ir, estaba en mis manos. Tenía que cantar como nunca, hasta quedar sin voz, aún con el corazón en la boca ahogando mis notas, hasta quedar sin corazón, el mismo que me despertó con latidos altisonantes, rimbombante en mi cerebro y pecho, para no darle fin a ese sueño.

Me levanté llorando y corriendo ahora desde mi cuarto, con ventana al patio delantero, hasta el comedor, levanté el teléfono: Mami? Y papi? Están bien? Cuándo regresan?

P.D: Este es uno de los sueños de mi adolescencia, mis amigos más cercanos lo han escuchado alguna vez, mis padres estaban de paseo en Mérida. Aún no creo mucho en la interpretación de los sueños pero algunos, sin querer, han sido bastante reveladores y orientadores en mi vida. Debí prestar más atención. Este año mi buena estrella, cumple 15 años de su fallecimiento, aunque la sembraron (se llamaba Flor) en el Cementerio La Chinita, se la pasa a mi lado, por ello más que nadie sabe lo que pienso sobre la muerte y el tratamiento que le doy a este tema. Desde esta dimensión le envío mil besos a su alma.

miércoles, 13 de febrero de 2008

No como ni duermo


Espero ansiosa el día de los enamorados, no porque desee el circo anual de una cena con velas, el oso de peluche amarrado a una flor roja y envuelto en papel celofán, ni la caja de bombones con forma de corazón rescatada de la panadería de la esquina. Guacatela!
Anhelo el amanecer de este 14 de febrero para revisar en la pantalla de mi teléfono móvil el mensaje de texto más original, el que me haga reir a carcajadas y reiterar que el ingenio del venezolano definitivamente nos puede llevar muy lejos si se decide invertirlo en cosas más serias que el tradicional chalequeo.
Resulta que mis “compatriotas mesmos”, en las verdes y en las maduras sacan a flote las más disparatadas y divertidas ocurrencias, que llegan en cadena vía telefónica a los confines de todo el país.
Ya sea para expresar una protesta o lamentación, estos envíos siempre van firmados con una sonrisa. Así los días festivos, la metida de pata de algún personaje político o estrella famosa, algún suceso social de trascendencia, son combustibles para encender la mecha de la comunicación digital. Revisando mi Chocolate pude rescatar algunos de los más recientes, otros los recuerdos más o menos como están escrito a continuación.


"Existen 2 palabras que te abrirán muchas puertas... jale y empuje".

“Necesito un favor tuyo urgente, préstame tu cara, tu pelo y tu cuerpo porque voy para un concurso de brujas y quiero ganar. Feliz día”.

“Despidieron al manager de Los Leones del Caracas y contrataron a Carlos Coste a ver si los rescata de las oscuras profundidades”.

“En esta temporada navideña grupo de gaita busca mujer que toque furruco, buena en cuatro, buena garganta y que tenga buena maraca…te recomendé…suerte!!”

“Sal hoy con las luces prendidas en apoyo al canje humanitario con Colombia. Entreguemos a Chávez y que nos den cualquier vaina!!!!”

"He leído tu horóscopo para el 2008. Salud: los astros te sonríen. Dinero: los astros te sonríen. Sexo: los astros se cagan de la risa."

“Por si se me olvida, por si me quedo sin saldo, por si se cae el sistema, por si me caigo de la pea, prefiero desearte ya un Feliz Año Nuevo 2008”

“Feliz año. Sé que es un poco temprano pero conozco tanta gente rica, guapa y sexy, que empecé por los feos y pelaos jajajaja”.

"Le pedí a dios una flor y me dio un jardín, le pedí un árbol y me dio un bosque, le pedí un buen revolcón y me dio tu número de teléfono. De ti depende que siga siendo creyente."

El martes 12 de febrero, Día de la Juventud, recibí estos:

“Te acuerdas de masinger z, mafalda, los pitufos, heidy, la abeja maya, marcos, popeye, candy. Entonces hoy no es tu día”.

“Feliz día de la juventud (si usted es mayor de 25 años, disculpe, no es con usted, espere el día de la raza…)”

Para este jueves 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, ya tengo preparado mi mensaje, enviaré a mis novios ésta romantica e inspiradora frase:

"No desayuno por pensar en ti, No almuerzo por pensar en ti, No ceno por pensar en ti, No duermo porque tengo hambre".

lunes, 4 de febrero de 2008

Cabezas Cuadradas


El día desde temprano en la oficina no perfilaba nada extraordinario. Llegué al salón con mi pauta informativa en mano, a una reunión ya cotidiana de Consejos Comunales, a la que debía darle cobertura periodística por “ene” causa.
Luego de 20 minutos aproximadamente, en mitad de la reunión en la que se discutían las formas de dotar un módulo asistencial de medicinas y personal, un hombre de piel tostada y destacados rasgos indígenas, presumo que de la etnia Cumanagotos pues se acercó desde el grupo proveniente de la zona rural de Barcelona, se ubicó sigilosamente a mi lado. Cuando lo miré, me observaba y prosiguió a decir, con voz áspera y resignada pero nada molesta:
No entiendo porqué el hombre se empeña en poner todo cuadrado para llevarle la contraria a Dios, hacen casas cuadradas, carros cuadrados, camas cuadradas, mesas cuadradas, pantallas cuadradas, sus cuentas, sus relaciones, sus días, sus vidas son cuadradas. ¿Será por eso tanta infelicidad?


Mira a tu alrededor, nada hecho por Dios es cuadrado o acaso ves algo?


jueves, 31 de enero de 2008

Dos en vida


Sentí cuando Elayne cayó de rodillas y haló mi brazo para frenar el impulso, pero ni me inmuté, me encontraba absorta mirando el cielo. Es que era un privilegio de pocos humanos lo que estaba frente a mis ojos, el universo casi a mi alcance, era como si Mercurio, Júpiter y Venus se pudiesen tocar y en el centro ese hermoso aro resplandeciente.
Oh my God! Gritó mi amiga con la voz quebrada de llanto para sacarme de mi letargo y descubrir que a mí alrededor transcurrían una decena de cosas tan extrañas e impresionantes como el escuadrón de estrellas que tapizaron en ese mismo instante la intemperie para hacer de mí una minúscula alma terrícola.
Se hizo de noche en pleno día, en el Aeropuerto Internacional La Chinita la tarde de ese 26 de febrero de 1998, cuando el alumbrado de la pista se encendió automáticamente permitiendo ver el vuelo de las aves que descontroladas por la apurada e inesperada sombra, comenzaron a zigzaguear y cantar creo que con todas sus fuerzas.
Noté segundos después, que tenía las manos sudadas y una ráfaga sublime de frío me hizo estremecer, efectivamente la temperatura bajó y la tranquilidad y el silencio que lo precedieron tampoco eran normales, una débil atmósfera lunar cubrió a toda Maracaibo y un manto de un vivaz azul oscuro se extendió sobre nuestras cabezas, un hermoso horizonte iluminado que produjo una extraña pero dichosa sensación.
¡Anillo de diamantes! mascullaron desde un grupo de personas que armadas con equipos (telescopios, cámaras fotográficas, etc) se encontraban a mi espalda y seguían con mayor conocimiento el fenómeno sideral, el que para mi ha sido el regalo más hermoso dado por la naturaleza a los hombres.
Siguiendo el dedo índice de estos “expertos” fue cuando me percate que en el suelo de dibujaban serpientes blancas sinuosas que posteriormente, aprendí, se trataba de Bandas de sombra (shadow bands) observadas en superficies blancas y grises, por efecto del paso de los rayos solares a través de capas de aire turbulento en la atmósfera.
Y sin percatarme me vi nuevamente hechizada por el beso del sol y la luna, aguardando la respiración para apuntar con toda nitidez y tino mi mirada sobre la corona brillante y plateada que formaba el astro rey detrás de la luna convertida en un disco negro bordeada por un destello de luz indescriptible, nunca antes ni después vista por mi mortal cerebro. El estado emocional propio y de los que estaban presentes, era una mezcla de júbilo y estupefacción, algunos con marcado nerviosismo, otros como yo, sin poder sobre su organismo para manifestar la emoción.
Durante poco más de un minuto pude observar todo esto con detenimiento sin la intromisión de los filtros que utilizamos para proteger nuestra vista de los rayos solares en pleno seguimiento a la luna roja, protegida y atónita por la lobreguez que el cuerpo celeste brindó a contados habitantes de este planeta.
De inmediato al regreso de la cegadora luz y transcurridos casi diez años de este espectáculo celestial, viví conciente de que no lo volvería a ver en los cumpleaños que me quedan por celebrar en el mundo, tal vez con otro nombre y corazón dentro de unos 200 ó 300 años… hasta que se acercó a mi… sus ojos un símil del cielo marabino de las 2 de la tarde de ese febrero y su sonrisa resplandeció como aro de diamante universal.

domingo, 20 de enero de 2008

¿Vacas Afortunadas?


En uno de estos días calmados de trabajo, salimos temprano de la oficina mi amiga Milagros, su hermana Cira, su esposo Baudilio y yo. Íbamos camino a las guarderías cuando decidimos ir a comer “algo rico”, luego de recoger a la niñaprincesa y a bebé Gabito.
No fue nada fácil… el interior de mi carro se convirtió en una especie de gallinero para lograr el acuerdo de dónde y qué comer, por lo que cada quien conforme a su apetencia y el peso de su bolsillo, emitía su sugerencia, a excepción de Baudilio quien decidió dejar la tarea de elección a las mujeres. Baudilio muy inteligentemente, resolvió permanecer en silencio y mantener la distancia mirando por la ventana del carro, en un plan tipo “willimei”.

Maja: Vamos a comer en L´Ancora un risotto o sushi, amichi.
Cira: Síii muy rico todo maja, pero y los muchachos? ellos no comen eso y pa que se queden tranquilos, es mejor el parque de Mac Donald!
Manikita: Nuuuuuhhh! Mac Donald y Sub Way casi amplían la franquicia no más conmigo. Vamos mejor pa Papa Jones o Ciao, el que no quiera pizza, come pasta.
Baudilio: (En Ganímedes, luna del planeta Júpiter)
Maja: Ay amichi! Tu siempre me dices que el pasticho de Ana Julia es buenísimo, vamos pa allá!
Cira: Pasta en la cena para los niños es muy pesado. Yo pienso que es mejor ir a un centro comercial. En el Caribbean Mall, hay pizza, hot dog para los muchachos y otras cosas.
Manikita: Las Crepes, yeees!
Baudilio: (Escuchando olas en una isla del parque Mochima)
Maja: Marisca y Plaza Mayor! y así aprovecho y me como una papa con chili en Wendys.
Niñaprincesa: Mami no, yo quiero pollito, vamos pa Arturos! Anda mami, síiiiii?…
Bebé Gabriel: (pestañeo, pestañeo, pestañeo)
Baudilio: Sumido muy pero muy, muuuuyyyy en su interior, cual Dalai Lama en plena montaña, hasta que en medio de la algarabía volteó el rostro hacia el interior del carro para mascullar algo casi inteligible, imagino que parido de sus cavilaciones mientras nosotras “balbuceábamos”, pero que logró el silencio y la cara de ponche al unísono.

DIOS SE EQUIVOCÓ! ÉL LE DIO CUATRO ESTÓMAGOS A LA VACA PA QUE COMIERA PAJA Y A NOSOTROS NO NOS CABEN TANTAS COSAS BUENAS, QUE VAINA!

A partir de allí entendí porqué el enojo de mi jefe, el chalequeo de mis compañeros de trabajo, el desconcierto de mis amigos y el pataleo de mi niñaprincesa, las veces que tras un Ah? han tenido que repetir lo que se suponía estaban conversando conmigo hace media hora. Es parte de mi carácter, los que me conocen saben que mis paseos por la estratosfera no representan un gesto de desinterés en las personas o de deshonestidad para evadir reclamos o responsabilidades, sólo pasa y ni me doy cuenta cuando ocurre. Ya hasta me han dado un nuevo apellido, mi nombre es Manikita Unplugged, jeje!
Luego del “Momento Kodak” terminamos la velada en Perrockeros, con unos pepitos callejeros máaaaas bueeeenos!


domingo, 13 de enero de 2008

"Enderezquiadas" en Maracaibo


Maracaibo, también es llamada la tierra del sol amada, por ser una de las ciudades de Venezuela donde se registran las más altas temperaturas, el promedio es de 29 ºC, se encuentra ubicada en la garganta que une el Lago con el Golfo de Venezuela. En la actualidad, es una ciudad moderna y dinámica en constante movimiento con un horizonte dominado por grandes edificios, pero cuenta con ejemplos de arquitectura colonial y museos de interés. En el centro de la ciudad esta la Basílica de la Virgen de Chiquinquirá, patrona del Zulia, que es llamada cariñosamente La Chinita.

Atención: He percibido que para algunos venezolanos de otros estados del país, el lenguaje marabino o zuliano, es considerado grotesco y exagerado, incluso llega a causar actitudes de repudio y vergüenza (lamentablemente lo he vivido), para otros sólo está cargado de gracia y musicalidad. Para los que se identifican con el primer grupo, les recomiendo que pare aquí la lectura y vaya directo a las fotografías, en caso contrario continúe.
Mi intención con la publicación de este post acerca de una conversaciones dramatizadas pero reales, es la de compartir un poco las expresiones que me acompañaron desde que nací y que rememoré el pasado diciembre con familiares por mera inercia y mis amigas emigrantes, en ocasiones también de un modo excedido, no sólo para divertirnos sino además para reconfortar nuestras memorias y nuestros corazones, pues para nosotros la lengua marabina representa la más cálida y verdadera manifestación de identidad de los nacidos en estas calurosas tierras.

Situación 1
Manikita: Mijita! Qué molleja de calor está haciendo aquí!
(MIJITO, MIJO: Toda segunda persona; ¡QUÉ MOLLEJA!: Expresión típica, de admiración, de desespero, para recalcar algo).
Hermana Yaneth: Si queréis te prendo el abanico, es que ni siquiera en diciembre se amansa el catire. Vai (de ir) refrescate un poco pa que te toméis la sopita que preparé, la que a vos te gusta. Ve (de ver) que me paré tempranito pa ir a comprar el recao de olla más fresco, vos sabéis que nosotros no queremos nada con vos.
(ABANICO: (Ventilador) Aparato que produce una corriente de aire; CATIRE: referente al sol; RECAO DE OLLA: Conjunto de yuca, repollo, auyama, col, jojotos, ocumo, ajíes dulces, ñame, pepinillos, etc., que se agregan al sancocho en su preparación; NO QUERER NADA CON: Apego o extremado amor a determinada persona o cosa.).
Manikita: Ay hermanita que bella! Gracias por consentirme, pero sabéis a quien le va a caer bien tu sopa? Al Américo, que llegó carburiado de que la suegra.
(CARBURIADO: Medio embriagado con aguardiente)
Américo: Carburiado? Lo que vengo es encandilao, de vaina y no me dio un tabardillo en ese centro, me tuve que echar ese polo temprano a comprándole los juguetes del Niño Jesús a los muchachos. Lo que tengo es hambre pa que sepáis y esa sopa huele de un bueno!
(ENCANDILAR: Deslumbrar; ECHARSE UN POLO:Hacer un viaje largo; TABARDILLO: Insolación)
Hermana Yaneth: Ajá Américo pero pará el trote y dejá de estar sopeteando la sopa que se empicha y andá a traerle unas cotizas a Iliana pa que se le refresquen los pies que ella también viene con calor de la calle.
(PARAR EL TROTE: Frenar a alguien en sus pretensiones; SOPETEAR: Introducir una cuchara o un tenedor en la comida de otra persona, retirando una pequeña parte de ese alimento para probarlo; COTIZAS: (Cholas) Calzado para usar en la casa o al bañarse)

Situación 2
Primo Eudo: Noooooo, ve (de ver) que estoy a punto de dejarles la peluca, en esa empresa no pagan bien, pero la familia si está al pelo, gracias a Dios. Si este mes estaba contando con unos cobres que me debían de un supuesto bono y bueno, ya casi se termina el año y no me los han dado, así quién no se desanima?
(DEJAR LA PELUCA: Dejar abandonada una persona o no corresponder un compromiso; ¡AL PELO!, ¡AR PELO!: Expresión que denota excelencia; COBRES: (Dinero). Instrumento legal de pago).
Primo Jesús: Dígame vos! Primo, dejá la llorantina, dale gracias a Dios que tenéis trabajo fijo, acordate de esa pobre gente que no tiene cobre ni pa comer.
(PRIMO: amigo, paisano, compañero, conocido; todos son primos; DIGAME VOS: Se aplica al no identificarse una persona con una idea o criterio de alguna otra; LLORANTINA: Llanto injustificado, sin causa alguna)
Manikita: Jajajajajajaj, que fue Chuchito como estáis? Muchacho que de tiempo que no te veía la cara, cómo te estáis portando?
Primo Jesús: Bien, dándole de pasito a las fiestas de estos días porque ando enfermo de gastritis, vos sabéis que las cervezas le esfloretan a uno el estomago y me tengo que cuidar, sino pelo gajos (PASITO: Despacio, suavemente; ESFLORETAR: Destrozar. Hacer añicos; PELAR GAJOS: Fallecer)
Primo Eudo: A la Lona! Chucho no seáis tan farfullo y hablachento, si la otra vez te atragantaste de hamburguesas y te mandaste una botella e güisqui enterita, y después una arepa mamarrua con pernil. Seguí de faramayero, pa que te consigan en estos días con la boca llena de moscas.
(A LA LONA: Exclamación de asombro; FARFULLO: Falto de palabra. Incumplido; HABLACHENTO: Se dice del que habla mucho y sin discreción, sobre todo cosas sin importancia; MAMARRO, MAMARRUO: (Inmenso). Muy grande, muy difícil de medir o contar; FARAMAYERO: Persona muy inquieta, alborotada)
Manikita: Jajajajaja ay ya dejen la pendejera y me acompañan a comprar desayuno. Vero quiere Mandoca y yo el Panorama, dónde consigo eso?
(MANDOCA: Comida típica que consiste en una rosca de maíz, amasada con queso y papelón o azúcar, frita a punto dorado; PANORAMA: (Periódico, diario) Cualquier publicación diaria de noticias. Esta tiene como referencia el diario Panorama, nombre del diario regional)

Situación 3
Hermana Norka: Eeeeeeeeeergación! Me di un mamonazo otra vez en el pie. Es que todo me cae en la lora esa que me hizo el zapato nuevo, no puedo ni caminar. Todo por andar emperifollada el 31
(VERGA: Expresión similar a qué molleja. Derivados de la palabra: vergación, reverga, revergación, vergamentación, recontraverga y vergeision (híbrido de maracucho e ingles); MAMONAZO: Golpe dado o recibido en cualquier forma; LORA: Llaga, úlcera).
Manikita; Ay hermanita tas salada, vamos para el cuarto, te limpio la lora y te pongo una vendita.
(SALADO: 1) Vulgar y llamativo. 2) Suerte contraria, mala fortuna).
Hermana Norka: Bueno pero dejame ir arreguindada de la pared porque no puedo apoyar el pie, estoy que no valgo medio.
(ARREGUINDARSE: Colgarse o apoyarse de alguna cosa)

Situación 4
Ruth: Ajá cuál es el plan?
Magglys: Pa dónde agarramos? Vamos a comer o a beber algo?
Manikita: Bueno ustedes me dicen, yo estoy embullada, pero no sé cuáles son los sitios buenos aquí, esto ha cambiado mucho.
(EMBULLARSE: Animarse)
Ruth: Quiero escuchar vallenato, jajajajajaja.
Magglys: No seáis wircha, dejá la gaitica en la radio!
(WIRCHO,A / WILCHO,A: Persona de baja categoría, de poca clase o que no esta a la moda; GAITA: Canto popular navideño, típico del Zulia, en el que alternan el solista y el coro)
Ruth: Eeeeeeeerga Magglys, qué monguita, estoy jodiendo, si de vainita escucho gaita. Además no seáis grillua, segurito que vos no escucháis vallenato?
(QUE MONDENGA, QUE MONDENGUITA, QUE MONGUITA, QUE MONGA: Expresiones típicas de admiración; GRILLUO: (Fanfarrón). Persona poco modesta)
Manikita: Ey! ya dejen el barullo y estén pendientes de dónde vamos a comer.
(BARULLO: Alboroto, desorden)
Ruth: Ahí marisca, la Boutique del Plátano, que les parece?
Magglys: Suena bien!
Manikita: Ay mana pero yo no estaciono ahí.
Ruth: Sí dale, después que te “enderezquieis” (de enderezar, supuse), entráis.
Magglys y Manikita: Te enderez… qué?
Y así fue que recorrimos la ciudad “enderezquiadas”, a continuación algunos de los momentos, gestos y locaciones perseverados en digital:












Fuentes consultadas: Diccionario de Maracuchismo del portal de Mipunto.com y Wikipedia.

lunes, 7 de enero de 2008

Las letras no son del viento

..."Sólo soy el mismo de siempre, ése que un día llegó a tu vida para molestarte y al mismo tiempo hacerte feliz. Te amo, más allá de la conciencia de este mundo y hasta los límites del universo. Lo que más deseo es que brilles como el sol, como la luna, como Lisa (Amor Amarillo), cantando Pudo Ser (Colores Santos) y, ahora, una canción del nuevo disco de Cerati que se llama Puente (Bocanada).
Luego la cantamos juntos. Te amo"...(JML26899)

Pd 1: A algunos de los integrantes de la RODSU y como presidenta por golpe de Estado, les digo: Gracias, Maracaibo vuelve a ser mi hogar.
Pd 2: A mis queridos blogueros, mi primer post del 2008 es una dedicatoria a la amistad eterna, a la que sólo le es suficiente su existencia para resistir avalanchas y distancias. Disfruten ésta maravillosa canción.