viernes, 16 de noviembre de 2007

MISIÓN MAMÁ



La Misión Social Mamá va dirigida a mujeres de todas las edades que tengan de uno a diez hijos y tiene como objetivo perpetuar en las mentes de las madres venezolanas la historia del nacimiento de sus vástagos (dolores de parto), además de retomar la cultura de racionamiento y administración doméstica en cada familias, valor afectado por la introducción en la sociedad del consumismo desmedido y los intereses imperialistas de las empresas productoras de alimentos. Para el logro de esta meta se aplicarán estrategias de mercado, a través del acaparamiento y desaparición de ciertos productos de consumo básico; o en su defecto, el incremento exagerado del costo económico de estos rubros que integran la cesta básica.
Los alcances de este programa popular abarcan la evaporación de los anaqueles de supermercados, mercados municipales, y demás locales (chinos) comerciales, de productos como leche, huevos, azúcar, aceite de maíz, leche, margarina, pollo, harina de trigo, salsa de tomate, leche, entre otros productos, además de leche completa, obligando a las madres, con alta y comprobada incidencia en padres, a cumplir su rol de proveedoras de recursos para el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes.
Las madres que se integren a la Misión Mamá, tendrán el beneficio de recibir dichos alimentos, como en el caso de la leche, de manera proporcionada, es decir, poquitos paquetes por personas, cada seis meses.

Esta sería –especulo- la explicación que el Ministerio del Poder Popular para Nada daría a la Misión Mamá, nombre que decidimos dar mi colega Kennia y yo, a la gran aventura que nos tocó experimentar mi pasado fin de semana LIBRE para adquirir algunos paquetes de leche en polvo La Campesina, abastecida a los supermercados por el Instituto Nacional de Defensa del Consumidor y el Usuario, parte de 125 toneladas incautadas el pasado viernes 02 de noviembre en los depósitos de la empresa Nestlé, en la zona industrial Los Montones.
El sábado 03 de noviembre, pasadas las 9 de la mañana y siguiendo lo anunciado en los periódicos, salimos dispuestas a conseguir una caja de leche completa, para que en nuestro caso no faltara nunca más el tetero despertador, el toddy de buenas noches y nuestros desayunos con cereales redondos. Por cinco mañanas seguidas, resistiéndonos a comprar una especie de mezcla de leche con “algo” en 20 mil bolívares el kilo y reabriendo a diario la lata que quedó en la cocina para confirmar que en verdad se había acabado, resolví la dosis láctea con vasitos de avena de la marca Alpina, cosa a lo que mi niñaprincesa decidió revelarse antes de lo estimado, reclamando frente a la nevera del super, a mitad de semana “Mami, otra vez avena? Quiero tete… ALIMEEEEEEEEEENTAAAAAAMEEEEEEEE!
En fin, pasé el día entero entre el Central Madairense y la Proveeduría Sigo de Barcelona; empero, pese a la estadía por más de 8 horas en ambos comercios; pese a no comprender la situación que nos afecta a todos como ciudadanos aún cuando vivimos en un país donde hay más vacas que gente (exagero); pese a los pies hinchados y doloridos por las prolongadas cuatro colas; pese al papelito de celadora que me tocó asumir para evitar que abusadores se colearan delante de mi y de las personas que me precedían; y pese a esa sensación de injusticia y ignominia que me embargó durante toda la hazaña; lo que verdaderamente me dejó agotada y sin argumentos, fue la cruzada que debí afrontar para defender mi derecho y el de los que estaban allí, como compradores frente a los empleados que administraron el codiciado producto, los más inciviles de toda la bolita del mundo.
No fue fácil refutarle a una de las repartidoras que los que estábamos allí no éramos “lambucios”, sino compradores, consumidores y personas que damos teteros; tampoco fue sencillo preguntarle al empacador si trabajaba en una granja o un supermercado cuando burlonamente indicó que esperáramos que la gallina pusiera más huevos (esa fue una quinta cola que pasé por alto), tampoco me resultó simple, acercarme a la cajera que tomó su hora de almuerzo -sin reemplazo- por encima de las personas que estábamos en fila india y preguntarle por cuarta vez, prácticamente deletreado y en tono enfático (digamos que unos pocos decibeles elevados) BUENAS TARDES, SEÑORITA… MÍREME CUANDO LE HABLO, POR FAVOR (silencio) ES QUE NO ME ESCUCHO? (y me miró) EN CUANTO TIEMPO CREE USTED QUE PODAMOS PAGAR LA LECHE QUE ESTAMOS COMPRANDO? NO PIDIENDO… VA USTED A ABRIR LA CAJA O PREFIERE QUE LE TRAIGA UN DIGESTIVO ANTES DE EMPEZAR?
Estoy conciente que no podré soportar otra epopeya similar, puedo sufrir de hipertensión arterial el resto de mi vida a partir de allí, por ello desde ya empezaré a diseñar un plan. Algunas sugerencias me han llegado, por ejemplo, guardaré parte de mis utilidades para extorsionar a algún funcionario del Indecu, Guardia Nacional o ganadero, pero no pierdo más mí tiempo con ningún mandadero arrogante.
Por cierto, alguien sabe la puta -ups!- verdad sobre la escasez de leche?

8 comentarios:

ElPoeta dijo...

Lamentable, mi dulce Manikita, qué odisea ser madre... Un beso enorme,
V.

Fidel Arias dijo...

hay madres, mamas, y mamasitas...jeje.

NeoGabox dijo...

A mi también me gustaría saber cual es la realidad de la leche en nuestro país?... El otro día fui al supermercado a comprar pasta dental y cuando nos acercamos, yo imagine que estaba ocurriendo el holocausto y no me había enterado... La gente corría despavorida entre los anaqueles (buscando la lehce que había llegado), se empujaban y luego de una manera salvaje se colocaban en la cola, a la expectativa y pendientes de que nadie se les coleara (actuaban por instinto), al ver el tamaño de las colas definitivamente no compre la pasta...

Se ha demostrado que la Misión Mamá puede ser prehipertensiva así que mucho cuidado Iliana...

jejejeje

Me gusto la caricatura que pusiste en el blog, se parece a ti.

Un abrazo gigante para ti y para Vero...

"Saludos Monocromáticos"

Abog. Luis Urribarri dijo...

Quizás dirás que este comentario es muy político pero lo que esta sucediendo en el país es una campaña terrorista en contra de la Reconvención Monetaria. Acaparar para que luego suba la inflación simplemente es eso Iliana.

Mariale divagando dijo...

En este pueblo también se están haciendo colas de varias horas para comprar UN KILO de leche.

Y la custodia la GN con sus armas largas en mano...

ruidoblanco dijo...

Hola!, no sabía donde responderte al mensaje q me dejaste en mi blog, asi que lo hago aca, en este post, jejejeje

Gracias pro tu regalo, esa canción por cierto tiene un link con lo sucedido... jejejeje
=)

pero es bueno recordar lo del nuevo amanacer... gracias a ti, gracias Cerati =)

PaPeLoN TV dijo...

waaaaaaazaaaaaaaaaa

asumo con toda responsabilidad no haber leido el post... solo que para dejar un comentario hay que hacerlo de esta manera... luego lo leo con tiempo (cosa que ahorita no tengo)
gracias por pasar por mi blog y seguimos en contacto..!!

saludos..

JaPo.-

PaPeLoN TV dijo...

waaaaaaazaaaaaaaaaa

asumo con toda responsabilidad no haber leido el post... solo que para dejar un comentario hay que hacerlo de esta manera... luego lo leo con tiempo (cosa que ahorita no tengo)
gracias por pasar por mi blog y seguimos en contacto..!!

saludos..

JaPo.-