martes, 9 de octubre de 2007

DIVERTIDA ES MI CASA




¡Dios, no puedo con las serdientes, los pedros y los dratones, ahora los saltamontes son Florecientas! ¿Qué Tal?.
Así se lo comuniqué a un buen amigo por mensaje escrito, a lo que él respondió ¡Qué divertido debe ser tener a una Verito en mi casa!
A partir de allí comencé reflexivamente a enumerar los momentos de calma que he tenido junto a mi primogénita y los que por causa de alguna desordenada carcajada, casi pierdo un tornillo.
Resulta que para cochina envidia de todos, bueno…no de todos, pude concluir que son más fieles los días de risa, energía, colores y música que colman mi vida, por muy cabizbaja o iracunda que quiera estar.
Sí, efectivamente mi casa es divertida!
No obstante, para disfrutar de este privilegio en los 5 años que llevo de mamá y para no morir en el intento, he debido tomar algunas medidas de adaptación y ciertas precauciones, que les presto en líneas de este post, aspirando les sea de utilidad para hacer más llevadera la convivencia con actuales y futuras Veritos, Rositas, Marianitas, Anitas, Isabellitas, Barbaritas, Ailincitas, según sea el apellido de mis amigos papás y de los que formarán más adelante una hermosa familia.

1.-La casa debe ser depurada de monstruos y fantasmas. En lo particular boté a todos los que estaban debajo de la cama, detrás de las puertas y otras zonas oscuras para que Verito pudiera dormir. Sólo debe escucharse el movimiento de muebles en el piso de arriba y golpes del viento contra las ventanas.
2.- Evite discusiones bizantinas si el control remoto cambia súbitamente, tras un pestañeo, al canal 22 (Discovery Kids). Vea el lado positivo, se pueden aprender muchas canciones, digo, por si queda desempleado: “Clifort quiere a Emilí, ella le entrega todo su amor”; “Bob construye, podrán hacerlo?”; “Estas en Lazy Town, bienvenidos a este lugar”.
3.- Las cocinas deben estar provistas de cereales redondos; Chesee Whiz, Toddy, gelatina, galletas Reinitas y Oreo, cotufas, jugo de naranja, bananas, duraznos, ovomaltina, leche condensada, compotas ummmmmmmmm, ñom, ñom.
4.- Es probable conseguir pequeñas zapatillas de princesa en el pasillo, baño o debajo de la mesa del comedor. Cuidado! puede ser peligroso, recuerde siempre que el plástico y los pisos se rechazan. También es probable toparse alguna vez con escobas estacionadas en plena puerta luego de haber dado un paseo por el lejano oeste ó la vía láctea.
5.- Debe saber, ¡POR TODOS LOS CIELOS! jugar a las escondidas con lentes de invisibilidad, al médico y paciente, a la maestra y alumnos, a la animadora y la cantante, a la vendedora y el comprador, con tarjeta de debito preferiblemente, para cobrar “meve mil bolos, cheñora! Todo tiene un precio… el mismo.
6.- Es necesario también aprender el vocabulario para comunicarse con la realeza, léase niñaprincesa: adicional a la conocida serdiente, la infanta Verónica utiliza expresiones como pantamento (apartamento); buego (juego); putadora (computadora), velisor (televisor), drojo (el color), drosado (otro color), dovela (novela), distofano (micrófono), adepita (arepa pequeña), cadro (carro), vireocluk (video club); porpresa (sorpresa), entre otras.
7.- Debe entender que la cama no es un simple cuadrado acolchado para dormir o descansar, noooooooooo! sirve para volteretas, saltos mortales con patadas voladoras, pista de aterrizaje, patinaje sobre hielo, trampolín, todo mientras se imitan a los Hi5 de la tele y a Sportacus.
8.- Es importante aprender a bañar, alimentar y hablar con tortugas (o cualquier otro animal), sus nombres en este caso son: Mia y Vicent.
9.- Si no sabe cómo hacerlo, es necesario tomar un curso de dibujo básico de castillos, estrellas, corazones y barbies y sobre la técnica menos tediosa de sacaaaaaaaaaaaaaar punta a los lápices de colores.
10.- Se sugiere ubicar en zonas estratégicas todo cosmético o producto, que pueda embellecer más el rostro, las paredes y el piso del cuarto de la niñaprincesa.
Nota: Por una módica cuota de simpatía, los adultos pueden tener acceso a la espectacular colección de películas VIP: Los Increíbles, Monster INC, Pollito, Shrek 1 y 2, Madagascar, La Era de Hielo. Hasta 20 funciones por cada una.


Este es un compendio de solo 10 de las recomendaciones más importantes y aunque no siempre tengan un tinte tan entretenido, y mi rostro destelle en sus momentos algún blanco susto, verde disgusto o morado dolor, no cambiaría nada de lo vivido y de lo que me queda por vivir junto a este único e irrepetible amor.
Verito es amor noble, magnánimo, inmutable, es el amor que me regala besos de energía para que me levante de la cama cuando la pereza me esposa; es el amor que pone sus manos en mi mejilla para llenarme de calma cuando el tráfico matutino está a punto de provocarme un sincope cardíaco; es el amor que genera ternura y orgullo cuando se concentra para amarrar los cordones de sus zapatos, o ayudarme a tender la cama, o hacer “adepitas”. El amor que con “sana, sana colita de rana” me alivia el dolor de cabeza; y que tiene deditos de esponjas para secar mis lágrimas más amargas; el amor que me pone curitas en la nariz para que la alergia me deje dormir en las noches, el amor que me abraza con la excusa de protegerse de la lluvia en pleno verano y el que me ha dicho “te amo” en cada rincón de la casa cuando menos lo he esperado. Díganme ustedes, cómo no cubrir las nimias exigencias de “vuestra majestad”?



7 comentarios:

NeoGabox dijo...

Jejeje que bonito Iliana, me imagino que nada debe ser mas enriquecedor que tener un hijo, además de la satisfacción, y los buenos momentos (ojo, también los díficiles), transportarse de nuevo junto a ellos a esos momentos, ese mundo de fantasia... Todo con un fin, aprender y enseñar, y regalarse mucho amor recíproco... Divertida tu casa? Me imagino que muchisimo... Un abrazoteeeeeee

Otto dijo...

Dioooosssss... me arrugué de la ternura...

Otto dijo...

Jajaja, si me pongo a ver, creo que mi casa se parece mucho a la tuya...

Al menos en mi cocina hay de todo eso que dijiste! y el más chiquito de mi casa tiene 24 años, jajaja...

Y tambien puedes encontrar "zapatillas" de alguno de los dos en cualquier rincón de la casa...

Y la cama es cyber-cafe, silla para comer y durante un tiempo fue mesa de planchar.

Y tambien hay vocabulario especial: "tengo el dolor" (pereza de levantarse) y otros que no se pueden decir por aqui, jajaja...

Besos...

EL MÁS dijo...

Wow! simplemente hermoso. Creo que los hijos cambian mucho la vida y para bien. Besotes a Vero, me consta que es una niña demasiado especial. Besos y saludos.

Mariale divagando dijo...

Son pequeños detalles que, en suma, forman una torre de recuerdos invaluables.

LuzmarIsabel dijo...

La Princesa Verónica, que con sus risas y enfados ha ganado a una Ada Madrina, para ser cómplice, para jugar y vivir...
Ami La niña princesa que amas reinará tu vida por siempre, aunque algún día llegase a tener hermanitos será eso que todas las madres dicen "los primeros son la escuela"...
Dios las Bendiga a ambas, las llene de amor de locura y sobre todo de buena salud para disfrutar todas las locuras que restan por vivir...
Y esparciéndoles virtualmente un puño de polvos mágicos de amor, me despido...
besitos...

LuzmarIsabel dijo...

Te quedó bello este PosSt